Córdoba, Costal

Álvarez Gaitica levanta una agria polémica en Afligidos de Puente Genil

Fue el pasado 16 de septiembre cuando David Pinto y Álvarez Gaitica fueron nombrados capataces de la Hermandad de Santa Cruz de la localidad cordobesa de Puente Genil, una de las más populares de esta población, tras la dimisión de Daniel Jesús Carmona como capataz del paso de misterio de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos. Aquel día se hizo pública la noticia de que la Junta de Gobierno de la Corporación pontanesa, celebrada tres días antes, había dispuesto la creación de un único equipo de capataces y auxiliares encargado de las cuadrillas de los tres titulares de la Hermandad.

El equipo debía estar coordinado por Jose Luis Alvarez Gaitica como capataz general, quien el Martes Santo ejercería la labor de capataz del paso de Nuestra Señora del Rosario en sus misterios dolorosos, mientras que David Simón Pinto Sáez era designado capataz del paso de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos. La Hermandad determinaba adicionalmente dotar a ambos capataces de la libertad necesaria para la elección de su equipo de auxiliares tanto para la salida del Martes Santo como la gloriosa de la Santa Cruz. 

Ahora, meses después, el diario digital Ahora Córdoba ha levantado una agria polvareda alrededor de la cofradía cordobesa. Una polémica que ha estallado a raíz de la dimisión como capataz general de José Luis Álvarez Gaitica “por desavenencias con el equipo de gobierno de la cofradía”. Según asegura  la citada publicación, firmada por Rocío Puebla, que toma partido claramente en favor del capataz sevillano, “la hermandad de los Afligidos ha mostrado el camino de salida al que durante siete años ha sido el capataz de su paso de palio y que en los últimos meses ha ejercido de capataz general”. Ha sido a través de una entrevista concedida por el propio Álvarez Gaitica al citado medio, en la que se expresa con una inusitada dureza contra la Junta de Gobierno de la cofradía pontanesa y contra quien ha sido su compañero hasta su renuncia.

El capataz sevillano precisa que en la Cuaresma de 2011 la hermandad de los Afligidos “notó que el palio tenía un problema de estructura” y que por mediación de unas costaleras de Sevilla le ofrecieron la posibilidad de ver el palio ya que en Sevilla la Hermandad del Calvario tuvo un problema parecido y él estuvo presente en esa reestructuración. El capataz elaboró un informe al respecto y a raíz de aquel episodio fue nombrado capataz del paso de la Virgen del Rosario. Álvarez Gaitica asegura que las relaciones tanto con la directiva como los hermanos han sido buenas durante estos siete años en los que “nunca se metió en las decisiones de la Hermandad dedicándose en exclusiva a la cuadrilla”. 

Como hemos mencionado, tras la decisión de Daniel Carmona de César en su puesto y presentar su carta de dimisión el capataz sevillano asumió el cargo de capataz general de la cofradía. El propio capataz precisa que “se decide que David Pinto ocupe el mando del Señor” y Francisco Cabezas de segundo permaneciendo él como capataz del palio. Álvarez asegura en la entrevista, que puso a Francisco Cabezas por ser “alguien de su confianza para que hiciera ver nuestra forma de trabajar en los dos pasos, algo que se cumple hasta la igualá explicando conceptos que la Hermandad quería”. Según sus propias palabras “el problema inicial empieza en el mes de diciembre”, cuando ” se instalan las alturas de las trabajaderas del paso y se hacen unos cambios que no se me comunican como capataz general, según la Hermandad por falta de fluidez en la comunicación entre Pinto y yo algo que no tiene cabida porque el capataz es el que toma las primeras y las últimas decisiones”. 

El capataz, que prosigue subrayando que “a partir de ahí hay un tira y afloja constante por hacerse el nombre en la cuadrilla del Señor”, se explaya con una inusual dureza contra el capataz cordobés asegurando que “en multitud de ocasiones hemos trasladado que David Pinto no estaba siguiendo con la humildad que la Hermandad nos había pedido” acusando adicionalmente que han sido “otras personas” las que han “buscado protagonismo”, un protagonismo que no ha sido buscado por parte de su equipo, según afirma Álvarez.

El capataz profundiza en su duro discurso asegurando que “todo esto se comunicó al Cofrade Mayor en infinidad de mensajes y llamadas telefónicas” obteniendo como respuesta que “mirásemos por el bien de la Hermandad”. Además añade que “hubo una reunión encubierta, un pacto entre caballeros de no agresión, pacto que no se ha cumplido por la otra parte, porque no se cumplió que el equipo sea de la gente de abajo, de hecho – afirma Alvarez – Pinto trajo gente externa de Córdoba”. 

Además el capataz sevillano asegura que todo lo ocurrido ha perjudicado al palio con “desagravios a la hora de ensayar”, por ejemplo. Adicionalmente denuncia que “la Junta nunca ha puesto al capataz general por encima de David Pinto” y que “en la Feria de Córdoba se enteró, por una tercera fuente, que la Hermandad había tomado la decisión de ratificar al capataz cordobés en el paso del Señor aun presentando el Diputado Mayor de Gobierno un informe negativo sobre la pérdida de formas de andar y la falta de carisma en la cuadrilla del Señor que repercutía en el palio dado que dejaba mucho retraso en paso de la Virgen y en zonas donde el palio debería ir más aliviado”. 

Añade así mismo que “dicho informe se ratifica en la reunión posterior de la Junta de Gobierno con las costaleras se da por cierto y confirman que se le iba a llamar la atención a Pinto por ello”. Sin embargo el 11 de junio el capataz sevillano recibe la noticia de la “ratificación de Pinto, atendiendo a que ha hecho una labor encomiable en la Hermandad y que hay un grupo de costaleros que lo apoya sin especificar el número”, en palabras de Álvarez Gaitica.

Esta decisión motivo que el capataz sevillano presenta su carta de dimisión tras consultarlo con su equipo de confianza “ya que íbamos a salir muy tocados de cara a las demás hermandades”. Finalmente Alvarez Gaitica afirma que “el palio está hecho un bombón para cualquier capataz ya que el listón de esa cuadrilla es altísimo tanto técnica como emocionalmente” pero el equipo ha valorado la situación concluyendo que “si la Hermandad nos deja con esta falta de autoridad preferimos presentar la carta de dimisión y que sea otra quien tome las riendas de una de las mejores cuadrillas que hay en Puente Genil y comarca”.

Gente de Paz se ha puesto en contacto con David Pinto Sáez para conocer su posición al respecto de esta cruda polémica, declinando, con el respeto y la elegancia que le caracteriza para con este medio y en todas sus manifestaciones,  hacer cualquier tipo de declaración, prefiriendo mantenerse al margen de la polémica y asegurando que la Hermandad pontanesa emitirá un comunicado aclarando esta situación y precisando lo ocurrido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies