Cádiz, Costal, Opinión, Racheando

Arde la calle al sol del Levante

El fin de semana pasado Cádiz fue el centro del mundo cofrade no sólo andaluz, sino de España, al vivir su Magna Mariana. Esta jornada nos dejó imágenes inolvidables, preciosas encima de los pasos, pero una realmente preocupante bajo ellos. Rápidamente corrieron por Internet unas fotografías de unos hermanos cargadores que salían sin camiseta dadas las altas temperaturas llegando a los 38° en una jornada de sol.

Esas imágenes a muchos les han parecido hirientes y de falta de respeto por lo que llevaban arriba, para mi, muestran que a veces lo primero es el ser humano y su salud aunque nuestra devoción mueva montañas. Las temperaturas debajo del paso podrían haber supuesto lipotimias e incluso sustos más graves en una jornada de celebración y exaltación en honor a María.

Ante el cambio climático que vive nuestro planeta, deberían las autoridades plantearse si hacemos demasiadas magnas actualmente o si debemos ponerlas en meses en que las olas de calor no pongan en peligro a la gente que lleva los pasos y que, al final, no tiene más remedio que quitarse todo para llevar su devoción por las calles de su ciudad. No faltaron las camisetas sino la sensatez de quienes eligieron semejante fecha.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies