Córdoba

Aumente y la consulta popular

Como esta semana el incienso no se entiende sin el carbón, comenzaremos en consecuencia por este último. Yo entendería que muchos de ustedes estén ya cansados de ver casi siempre al mismo individuo premiado  con el mineral estrella de la mina, pero como la tontería no cesa, la salida de la mina se pospone.

Carbón: muy negro y en cantidades desorbitadas para el señor Aumente. Se ve que de tanto tiempo rodeado de sus socios de gobierno alguno acaba por ver hasta buenas las ideas de los aquellos. Uno va a un programa de radio, se viene arriba y acaba por decir que no vería mal que la carrera oficial en la Catedral hay que estudiarla… como si no se hubiera hecho ya. Y de ahí pasamos a abrir el melón de la consulta popular para que todos los cordobeses voten si les gusta la carrera oficial. ¡Chúpate esa! ¿Pero vamos a votar sobre todos los eventos de la ciudad? ¿Se nos va a consultar por todo? Dicen: es que hay que oír a la gente y ver qué es lo que quieren. Pues oiga: a mí me sienta muy mal ir a trabajar el día dos de enero. Y como yo conozco a miles de personas. ¿Cuándo vamos a votar para no tener que trabajar ese día y las empresas que nos oprimen y nos explotan nos lo paguen sin tener que gastar un día de vacaciones?

Incienso: a la rápida, medida y precisa respuesta de la Agrupación a la propuesta de la consulta popular que puso sobre la mesa el concejal Aumente. Sin duda el comunicado del órgano representativo de las hermandades y cofradías de la ciudad ha tenido mucho que ver en la recogida de velas del disparate de consulta que el concejal “parió” en esta dinámica que el partido socialista parece seguir dando, sistemáticamente, una de cal y otra de arena al mundo cofrade.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies