Advertisements
Córdoba, El Capirote, Opinión, Sevilla

Cofrades vs. cofrades

Últimamente, al mundo protagonizado por los capillitas le está sucediendo igual que a las izquierdas en España. Y estas diferencias son más palpables cuando se abordan los temas propios de ese universo que huele a incienso los 365 días del año. Por ejemplo, cuando tiene lugar una procesión extraordinaria. Entonces ahí comienza el debate entre quienes están a favor de que se realicen estos eventos y los que piensan que se nos va de las manos. Otro de los casos, en el que podemos observar estas diferencias, es en el de la gran cantidad de acontecimientos cofrades que copan el calendario, que provoca el enfrentamiento de los distintos puntos de vista.

Todos pertenecen a un mismo sector o se sienten atraídos por esta festividad tan nuestra que es la Semana Santa. Sin embargo, es innegable que los debates pueden terminar desembocando en un mar donde las diferencias sean más que irreconciliables. Algo así como lo que sucede con el océano índico y el atlántico en Sudáfrica, pero llevado al mundo cofradiero. Los rifirrafes los vemos cada día en televisión, en esos debates políticos que tan de moda se pusieron desde que estalló la crisis económica, donde prácticamente cada cadena cuenta con uno o más formatos de este tipo.

Entre los cofrades parece estar sucediendo algo similar. Y, lo que es peor aún, una sección de esta misma franja color tiniebla ― lo de morado ya lo dejamos para el partido político, vayamos a levantar suspicacias y ser tildados de podemitas ―, las posturas empiezan a radicalizarse hasta el extremo de convertirse en polos opuestos. Y esto está llegando hasta tal punto que una sección se siente como la auténtica defensora del universo capillita, defenestrando a aquellas que, incluso formando parte de la misma parcela, difieren en algunos aspectos con esta.

Si el que aquí firma el artículo está en contra de los excesivos eventos que salpican las calles, no les quepa la menor duda de que será tildado de “intruso” por estar defendiendo una posición contraria a la que, según la otra vertiente, tendría que defender e incluso enarbolando una bandera pidiendo más procesiones por Sevilla si hiciera falta. O pueden tacharlo de no ser un cofrade de los pies a la cabeza porque lo que tendría que hacer es defender a capa y espada un asunto al que no debe realizársele una sola crítica. Y, si nos ponemos a debatir profundamente ciertas cuestiones, nos encasillarán en el mismo cajón donde están los anticlericales, los comunistas y hasta a saber si no nos cuelgan el sambenito de pertenecer a otra religión. Después, echaremos balones fuera cuando nos demos cuenta de que fuimos nosotros mismos quienes hace tiempo comenzamos a devorarnos las entrañas.

🔎 Buscamos redactores y fotógrafos que quieran incorporarse al equipo de Gente de Paz. Si te interesa, contacta en el mail gentedepaz1940@gmail.com pic.twitter.com/O4wGIqKNpy

Hace alrededor de 4 minutos del Twitter de Gente de Paz vía Hootsuite

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: