Advertisements
Córdoba, Opinión, Sendero de Sueños, Sevilla

¿Cuándo dejaremos de mirarnos el ombligo?

El otro día, cuando entre mis manos tuve el libro anual de la hermandad y se lo di a mi marido, él que no es cofrade, aunque sí le gusta la Semana Santa, dio en el clavo. Sin estar metido en toda esta vorágine se ha dado cuenta, como muchos otros, entre los que se encuentran predecesores, del inmenso esfuerzo humano al que someten en muchas ocasiones al hermano de luz.

Ahora, que otras hermandades han comprendido que lo más valioso de todo es hacer Estación de Penitencia ante el Santísimo y no el lucimiento, obviando de su itinerario lugares que sólo eran eso, lucimiento, era el momento idóneo para que muchas se lo hubieran planteado. Pero no. Aquí erre que erre. Siempre lo mismo. Lo primero es lo primero, nuestro lucimiento, la portada de los periódicos al día siguiente y el ser el último en encerrarse, sin pensar en las personas que conforman el cortejo.

Cuando hay hermandades que han cambiado su itinerario que llevan haciendo más de medio siglo hay otras que siguen empestilladas en seguir uno sin sentido por algún motivo que sigo sin comprender. ¿Qué nos pasa? ¿En qué momento dejaremos de mirarnos el ombligo y miraremos por el bien común?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: