Opinión, Racheando

Cuando la solidaridad se escribe en letras de oro

Llevo unas semanas con la tónica de opinión basada en lo que sucede en Cataluña, no abandono esa preocupación pero obviamente hay mundo más allá del procés y son tan importantes o más que éste.

Es de suma importancia conocer y proyectar al mundo entero lo que suponen las bolsas de caridad de nuestras hermandades para nuestra sociedad y, sobre todo, su importancia para los beneficiados.

Hoy, a las 20.30h, se bendecido e inaugurado el Centro de Estimulación Precoz que la Hermandad del Buen Fin de Sevilla. Un centro de 500 metros cuadrados que tan bien hace a todos esos niños que antes usaban tan sólo 140.

Diez salas, casi veinte profesionales y más de doscientos niños los que serán los beneficiados de un centro que la caridad y la dedicación de una Hermandad de forma altruista han beneficiado son ya realidad en el día de hoy.

La caridad, uno de los pilares más importantes de una sociedad, vienen ligados al nombre de una hermandad, de una Iglesia que muchos intentan denostar y, de hecho, la odian e intentar acabar con ella. ¿Estarían dispuestos a dejar sin tratamiento a esos niños?

Es fácil tener una ideología política, pero hay que tener algo que es más importante y las hermandades así lo demuestran con sus actos, caridad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies