Opinión, Racheando

Cuando se buscan soluciones rápidas a problemas serios

Acabó la Semana Santa, pero lo acontecido en Sevilla en la madrugada del Jueves al Viernes Santo tardará tiempo en olvidarse, no sólo allí, sino para todos los que teníamos a alguien cercano realizando su Estación de Penitencia. Viendo las imágenes del Señor del Gran Poder en el Arco del Postigo a mi mente solo vino la imagen de mi amigo Keco, cuando vi que las carreras también habían pasado en Reyes Católicos pensé en los amigos que tengo en Tres Caídas, y como no, sufrí por ver esos nazarenos de mi Hermandad de la Macarena, mis hermanos, sin el capirote llorando por todo lo que estaba pasando.

Fueron todos unos valientes, valientes incluso en el miedo, valientes incluso los que se fueron a casa sin acabar la Estación de Penitencia, valientes por demostrar su fe en estos tiempos en los que parecemos perseguidos.

Ahora, no podemos hacer nada por remediarlo, pero tampoco podemos buscar soluciones hilarantes como la de la “Ley Seca” prohibiendo a los bares servir alcohol, o cerrar terrazas y bares directamente, algunos piensan que atrasando la salida de todas las hermandades para que no sea una “Madrugá” al uso, sino una “Mañana”, viendo al Gran Poder guardarse a las 11h y con la salida de La Macarena en torno a las 3 de la mañana en vez de las 00h.

Cada día se escuchan soluciones más ilógicas, como ilógico es que el Ayuntamiento de Sevilla pretenda decir que no estaban organizados, que algunos salgan con una multa y se vayan a su casa sin sufrir más castigo que un poco de escarnio público. Pero a todos aquellos que gritaron “Gora ETA” le pregunto a los señores magistrados, ¿Por esos mismos gritos no se ha juzgado a gente anteriormente por enaltecimiento del terrorismo? Yo recuerdo que si.

Más mano dura, menos miedo al que dirán, con las condenas se evitan nuevos intentos de carreras y avalanchas provocadas por niñatos sin respeto ni educación, ni cambiando nosotros nuestras costumbres porque lo quieran 10 indeseables, ni cerrando bares, se evitan con cámaras de vigilancia en donde hay aglomeraciones de personas, donde se pueden provocar las “carreritas”, cámaras que vigilen, y no vayas que separen al pueblo de su devoción.

Menos soluciones a carreras sin sentido, menos pensar que somos idiotas y más diálogo, y sentar a todo el mundo en una mesa y buscar la solución que necesita un día clave como la Madrugá sevillana.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies