Córdoba, Enfoque, Opinión

El Confesionario

Muchos ánimos a un costalero que está luchando contra esta enfermedad que está realizando estragos últimamente. Y también a un sacerdote, ayer nos di otro susto.

Estamos en Cuaresma, la época del año, más esperada por los jartibles sea cual sea su posición y condición.

Qué cantidad de jartibles viendo ensayos o conciertos, pero que pocos en los cultos y en algunas hermandades menos. Deberíamos de reflexionar sobre este aspecto.

Me comentan unos amigos, que vinieron a confesarse, perdón por sacar nuestro secreto, que al pasado Cabildo fueron con la nevera y algún pincho para comer, por si acaso. ¡¡¡Qué arte!!!. ¡Ah, y son cordobeses!.

Voy a ver ensayos y veo que en algunos el compromiso de los costaleros es máximo, y en otros ensayos no. ¿Porqué? No lo entiendo, ese compromiso no debería ser el mismo para todos. Menos golpes de pecho y más honestidad con tus compromisos adquiridos. Después vendrán las lamentaciones.

Hay una nueva vocación en el mundo cofrade, ¿no la conocen?, se la digo yo: “costaleros capataces”.

 

Mi confesor

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies