Advertisements
El Rincón de la Memoria, Sevilla

El día que llenó de Esperanza a los hermanos de la Trinidad

Hoy no es un día festivo, sino otra invariable jornada que forma parte de la monotonía de una semana que busca el olor a incienso y tardes solemnes ante un altar de cultos. Igual de indiferente sería el 12 de enero de 2005 para los hermanos de la Trinidad hasta que recibieron una carta desde el Palacio Arzobispal. Ese día se notificó aprobación de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Esperanza.

A partir de ese día, esta corporación empezó a vivir unos meses muy intensos y llenos de preparativos que no pararon hasta junio de 2016. Precisamente, el 6 de junio salió a la calle portando una diadema y bajo palio, mientras la Banda de Música de la Oliva de Salteras ofrecía sus sones. La procesión comenzó a las 19h. discurriendo por Ronda Histórica, Mateos, Valle, Puerta Osario, Jerónimo de Córdoba, Almirante Apodaca, Imagen, Encarnación, Laraña, Cuna, Plaza del Salvador, Entrecárceles, Francisco Bruna, Plaza San Francisco, Hernando Colón, Alemanes, Placentines, Plaza Virgen de los Reyes para entrar por la Puerta de los Palos a las 23.30h. A lo largo de este recorrido dejó estampas extraordinarias cuando visitó las sedes de Los Gitanos y el Valle o al cruzar las portadas del Corpus Christi que se celebró el 26 de junio.

Todas las fechas mencionadas hasta ahora no fueron tan importantes como la del 10 de junio de 2006, el día que finalizó la espera más larga de muchos hermanos de la Trinidad. La Catedral estaba aborrotada, había recibido más de 2000 invitados para ver en el Altar del Jubileo a la Virgen de la Esperanza bajo palio. Cuando faltaban ocho minutos para la una de la tarde, el Cardenal Arzobispo de Sevilla Monseñor Carlos Amigo Vallejo impuso la corona a Nuestra Señora de la Esperanza para que la Reina de la Ronda de Capuchinos fuese coronada. Sevilla había coronado a su decimotercera dolorosa.

Horas más tarde, la Virgen de la Esperanza Coronada salió de la Catedral hacia la Plaza Nueva donde le esperaba el Consistorio Hispalense presidido Alfredo Sánchez Monteseirín, antiguo alcalde de Sevilla. La Virgen de la Esperanza Trinitaria llenó las calles de júbilo a los sones de la Banda de la Oliva de Salteras desde la Plaza Nueva siguiendo por Tetuán, Velázquez, Campana, Martín Villa, Laraña, Plaza de la Encarnación, Imagen, Almirante Apodaca, Juan de Mesa, Ponce de León, Escuelas Pías, Gallos, Verónica, Sol, Madre Isabel de la Trinidad y Ronda Histórica. Esta es la historia del día más importante de una cofradía y que nació en un día cualquiera. Ese día era 12 de enero.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: