Advertisements
Córdoba

El primer boceto del sueño de Nuria Barrera

Restan apenas unas horas para que Córdoba vuelva a desvelar al universo cofrade, la nueva joya que servirá para pregonar gráficamente a los cuatro vientos las maravillas de su Semana Santa. Será cuando, en la sede de la Fundación Miguel Castillejo, César Ramírez asombre al mundo con la obra que ha concebido como cuadro anunciador de esa inabarcable secuencia de sensaciones infinitas que fluye al compás de miles de corazones bajo la luna de Nisan. Casi un año después de que su buena amiga Nuria Barrera hiciese lo propio con aquel inolvidable Esparraguero que causó la admiración y provocó el aplauso unánime de propios y extraños. Fue el 14 de enero de 2017, un día que ya forma parte de la memoria colectiva de la Córdoba Cofrade, cuando ésta se llenaba de orgullo a resultas del impresionante cartel que se convirtió en el emblema de la histórica Semana Santa de Córdoba de 2017, obra de Nuria Barrera, una de las artistas esenciales del arte cofrade contemporáneo que logró parir un cartel único e irrepetible, como irrepetible será el cartel de César, que pasará a los anales de la historia de la Semana Santa de la ciudad de San Rafael y todo el Universo Cofrade.

Una obra en la que logró alcanzar, como pretendía, su objetivo de ser totalmente fiel a su estilo, y al mismo tiempo sorprender, una simbiosis solamente al alcance de unos pocos elegidos. La pintora, que afrontaba con la ilusión de las personas que destilan esa humildad auténtica que evidencian los que de verdad son grandes y la felicidad de ser consciente de haber logrado el horizonte que se marcó cuando asumió el reto, desveló el secreto mejor guardado para que todos quedásemos una vez más embelasados de la infinita belleza que emana de su pincel. Un cartel que cumplía con las enormes expectativas creadas derivadas de la incuestionable capacidad artística y de la infinita sensibilidad de una de las artistas más importantes de la actualidad. Un cartel emotivo, que derrocha ese sentimiento sincero que emana de cada poro de la piel de su creadora. Una obra que ya forma parte de la historia colectiva de una Semana Santa que está haciendo historia. Porque Nuria Barrera había conseguido crear el cartel que Córdoba merecía.

Una semana después de aquel acontecimiento, Manuel Jesús Roldán felicitaba a Nuria Barrera citando a Vincent Van Gogh “Sueño mis pinturas y luego pinto un sueño”, conocedor de que son los sueños de Nuria, los que le permiten escudriñar entre los recovecos de la creatividad. Un sueño latente en el fondo de sus entrañas. Ya lo confesaba ella misma, cuando le preguntamos si creía más en en el trabajo o en la inspiración. Ella respondió de manera acaso premonitoria, acaso confesando algún secreto, “soy una persona que está siempre pensando. Yo si me desvelo o me despierto es pensando en el trabajo. Ahora porque tengo grandes encargos, pero también en las clases o en las alumnas. Soy una máquina de pensar a veces incluso tengo problema de sueño, el trabajo y la inspiración van siempre de la mano, es un proceso de trabajo continuo”. Aquella noche, les confesaba mi duda acerca de que si Nuria Barrera tal vez había soñado el cartel del Cristo de Gracia antes de crearlo subrayando que si así fue, bendito sea el sueño de los artistas que permiten al resto de seres humanos estar un poco más cerca del Cielo.

Hoy, casi un año después de que aquél sueño se materializase ante mis propios ojos, tengo el convencimiento de que debió ser un sueño maravilloso. Un sueño celestial que antes de ser plasmado en aquel boceto, que por aquel entonces le era regalado a los cuatro vientos, comenzó a gestarse en una humilde servilleta de bar. Un trozo de papel glorificado para siempre por obra y gracia de la presencia del Cristo de Gracia, y la magia indiscutible que, bolígrafo en mano, el genio de Nuria Barrera quiso plasmar para la eternidad, como preámbulo de la obra que ya vislumbraba en el horizonte de sus anhelos. El resto de la historia ya la conocen; el boceto se convirtió en trazos de fe y de verdad, para convertirse en la joya que asombró al mundo. En el sueño materializado, que tuvo el origen más humilde y maravilloso que podríamos haber imaginado…

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: