Advertisements
Córdoba

Gracia y Amparo, la Sentencia y la nueva Carrera Oficial, protagonistas del cartel de César Ramírez para la Semana Santa de Córdoba

Un cuadro anunciador con un elevado contenido simbólico, plagado de elementos inéditos, que conforman una maravillosa composición que pasará a la historia de la Semana Santa de Córdoba.

Ha sido desvelado el secreto mejor guardado, el cuadro anunciador que el prestigioso artista sevillano César Ramírez ha concebido para Córdoba, los cordobeses y su Semana Santa. Una obra que tiene dos protagonistas absolutas, la hermandad de la Sentencia y la Carrera Oficial en el entorno de la Catedral, que estrenase la ciudad de San Rafael el pasado año 2017, marcando un antes y un después en la imagen exterior de una Semana Santa que ha encontrado el elemento que le faltaba para obtener el reconocimiento y cosechar el orgullo de ser una de las más importantes de Andalucía.

En la obra de César Ramírez, que ha dedicado la obra a su amiga Eva, desaparecida recientemente, la inconsolable María Santísima de Gracia y Amparo, de cuerpo entero, maravillosa e impactante, ocupa el núcleo central del óleo, inundando con su impactante figura una obra espectacular, con una composición sencillamente perfecta, al más puro estilo del artista sevillano. A la derecha, según observa el espectador, el cuadro muestra el magnífico misterio de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, haciendo gala de esa elegancia y firmeza tan características del paso que preside la serena imagen que gubiara Juan Martínez Cerrillo, y un cirial de los que anticipa su presencia por las calles cordobesas cada Lunes Santo. Completa esta parte de la obra, el arcángel San Rafael, que se convierte de algún modo en Custodio de la escena, como lo es de toda la ciudad a la que protege, por mandato divino, desde que se le apareciese al Padre Roelas, el 7 de mayo de 1578. 

La izquierda del cuadro está reservado para otro elemento con un elevado contenido simbólico, la Puerta del Puente, elemento con un elevado contenido simbólico por cuanto pone en valor la nueva Carrera Oficial de la que es punto de partida, intención ya puesta de manifiesto por el propio Ramírez en la imborrable entrevista concedida a Gente de Paz. Miembros del cortejo nazareno, burdeos y blanco, de la cofradía de San Nicolás, completan esta parte de la obra. Pero un elemento añade un punto de originalidad a una maravillosa composición que ya de por sí se compone de elementos jamás empleados, que muestra a la hermandad de la Sentencia, la Puerta del Puente y al Custodio de la ciudad, conformando una escena inédita en los carteles de la Semana Santa de Córdoba, un plano del casco histórico de la ciudad que se convierte en el fondo sobre el que todo se construye. Un plano cuya presencia guarda una íntima relación con la condición de arquitecto del artista, su otra pasión, sobre el que se levanta la iglesia de San Nicolás, origen del devenir de la cofradía, camino del mayor templo de la diócesis, corazón del catolicismo de Córdoba, por el que transita toda la esencia de la cofradía del centro por excelencia. Un plano que se erige en un nuevo elemento simbólico para una Semana Santa que ha reconquistado la historia milenaria de sus rincones, de sus calles y sus plazas, recuperadas para siempre por obra y gracia de la nueva Semana Santa de Córdoba, no como un lugar de paso, sino como destino de su futuro imperecedero. Una Semana Santa que carece de sentido si no es caminando a la Catedral, a esa Catedral, núcleo esencial de la religiosidad popular de Córdoba y los cordobeses, que abre su Puerta Dorada, metafórica y físicamente, para albergar en sus entrañas el alma de la ciudad. Una impresionante composición que vuelve a dejar el listón muy elevado para la posteridad y vuelve a evidenciar que el sendero emprendido por la Agrupación de Cofradías, en lo que a la elección de cartelistas se refiere, es indiscutiblemente acertado

Tenía la Córdoba Cofrade sus miras puestas en la jornada de este sábado y en su ineludible cita – que daba comienzo a las 13:00 horas en la sede de la Fundación Miguel Castillejo, situada en la Plaza de Las Doblas – con la esperada obra de César Ramírez, finalizada desde el pasado 8 de diciembre. Una cita con la que hemos podido empezar a abrir boca para seguir descontando poco a poco, con la pintura del sevillano en la retina, los días del calendario hasta que el trasiego del día a día nos conduzca hacia una nueva Semana Santa.

Una sensación ahora más que reforzada una vez presentado el cartel anunciador de la Semana Mayor cordobesa de 2018. Una tarea de gran responsabilidad para la que Ramírez recogía el testigo de la mano amiga de Nuria Barrera, que el año pasado realizaba para la ciudad califal una obra histórica en la que quedaba reflejado un incuestionable antes y después en la Semana de Pasión, plasmando en ella el traslado de la Carrera Oficial al incomparable y necesario entorno catedralicio, por el que transcurría el colosal Esparraguero en un guiño a esos cuatro siglos de devoción al Santísimo Cristo en nuestra hermosa ciudad. César Ramírez desvelaba por anticipado, en aquella inolvidable conversación de la que tuvimos la suerte de ser partícipes, esa línea continuista, con respecto al elogiado trabajo de su compañera, en el hecho de poner en valor la Carrera Oficial que los cordobeses nos hemos dado y a su vez, nos preparaba para una nueva pintura cargada del clasicismo propio del artista y tan acertado en un contexto como el que presenta la hermética y añeja Córdoba.

No se equivocaba, como ya hemos subrayado, la Agrupación de Hermandades y Cofradías, en su decisión de depositar su absoluta confianza en un pintor de prestigio como Ramírez, quien ha consagrado su vida a una profesión que tanto persiguió desde su infancia. Sin embargo y como ya recordábamos en publicaciones anteriores, el artista se formó, asimismo, en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, obteniendo la pertinente titulación. Aunque tras finalizar sus estudios, César Ramírez volvió a centrar sus esfuerzos, con más ahínco si cabe, en el panorama artístico, no cabe duda alguna de que la arquitectura constituye también un factor esencial en su forma de concebir el arte, dejando con él su particular sello en la pintura en la que ha vuelto a retratar la ya célebre Carrera Oficial cordobesa, aunque desde una perspectiva muy distinta a la de Nuria.

Ante tal visión, nuestra Semana Santa se ha vuelto a ver reproducida tal cual es, con su estilo tradicional y su carácter serio aunque, eso sí, rodeada por el cambio más significativo que hayamos experimentado en mucho tiempo. Una estampa que pone en valor el sentimiento cofrade cordobés, concediendo el protagonismo a Aquellos que realmente lo merecen y que, tras muchas idas y venidas, finalmente acuden a hacer estación de penitencia a la Catedral, con todo lo que ello significa desde el punto de vista religioso del que, recordemos, no podemos desvincular a un cartel anunciador de la Semana Mayor, como el propio César nos recalcaba en ocasiones anteriores y que, por ende, nos hizo saber que estaría más que presente en su ansiada producción para que esta tuviera completo sentido.

Con la sensación del trabajo bien hecho y la indiscutible y palpable satisfacción que, sin lugar a dudas, seguirá creciendo a medida que el cartel anunciador de la Semana Santa de Córdoba de 2018 vaya calando entre la población, César Ramírez puede volver a sumar un nuevo éxito a una interminable lista de triunfos artísticos entre los que se cuentan el cartel de la Semana Santa de Sevilla de 2016 y el de La Magna Mariana de Écija, ambos de gran belleza plástica, el cartel de la Semana Santa de Marchena de 2017, el de las fiestas de La Isleta de Las Palmas de Gran Canaria de 2017, la portada del libro del Vía Crucis de las Hermandades de Sevilla en el año 2014 o la papeleta de sitio de la hermandad del Museo para tal ocasión.

Así y por segundo año consecutivo, la Agrupación de Hermandades y Cofradías puede complacerse de su excelente elección, pues César Ramírez no solo no ha defraudado a la Córdoba Cofrade sino que, además, ha sabido estar a la altura de las circunstancias, manteniendo el alto listón que Nuria Barrera dejó con su buen hacer el año pasado y logrando que los cordobeses vean en la pintura del pintor y arquitecto a su querida Semana Santa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: