Córdoba, De trama simple, Opinión

Historia de nuestra feria

Cuentan las viejas crónicas que el año 1665 Simón de Toro y Bartolomé Peña, mientras cultivaban en aparcería un pequeño terreno contiguo a la muralla de la ciudad descubrieron un pozo con un brocal de mármol blanco, y en una de las hendiduras, encontraron la pequeña imagen de la Virgen con el Niño. Esta imagen fue ganando en fervor ya que cundía por la ciudad el rumor de que curaba a los enfermos, poco a poco fueron llamándola la virgen de la salud y fue afianzando su advocación entre el pueblo. Tanto fue el fervor que despertó, y el rumor de sus curaciones a través del agua del pozo, que las gentes acudían a recoger esas aguas sanadoras que conservaban en sus casas como preciado tesoro.

En 1673 se concluyó y se bendijo la ermita que fue construida en su nombre. Don Diego de Alcudia Caballero, con autorización del obispo Francisco Díaz Alarcón y Covarrubias, bendijo la ermita celebrándose ya la primera misa pero sin la presencia de la sagrada imagen, la cual fue trasladada esa misma tarde por un nutrido número de frailes de la comunidad del Convento de San Francisco, los cuales llevaron a dicha ermita la imagen de la virgen.

Para festejar este evento, tuvo lugar una esplendida velada con aires de romería entorno a la ermita, podemos decir que esta fue la simiente de la actual feria. Una feria de carácter devocional y que nació al calor de la sencilla devoción de un pueblo y que más tarde y viendo el auge que adquiría esta fiesta, se decidió hacer coincidir con la feria agrícola y ganadera que venía celebrando desde el siglo XI por privilegio otorgado a la ciudad por el Rey Sancho IV de Castilla.

En este florido mayo cordobés se celebran muchas cosas, y entre ellas el culto a la virgen, le pese a quien le pese, Mayo es el mes de María y hoy, en plena feria de Nuestra Señora de la Salud, celebramos el día de María Auxiliadora coronada. Entre cantes y bailes dediquemos unos segundos al menos para elevar la mirada y susurrar un rezo especial por nuestro pueblo, por nuestras familias y por la paz entre los hombres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies