Advertisements
España

La drag queen de Canarias culmina su “reinado” volviendo a escupir su odio contra miles de católicos

La drag queen que ganó el certamen del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria en 2017, ha concluido su reinado con un nuevo insulto a la religión católica disfrazado de presunta reivindicación a la libertad de expresión. Lo ha hecho escenificando un grotesco remedo de La última cena en la que los apóstoles eran participantes del concurso. El insulto ha sido precedido por el alegato de los presentadores al acontecimiento que han defendido que el ataque perpetrado forma parte de la libertad de expresión, derecho amparado por de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

No contento con el ataque, la drag ha regresado al escenario simulando una procesión de Semana Santa disfrazado de Virgen María entre el aplauso y la aclamación de los asistentes que han visto con gran agrado el insulto y el ataque gratuito al sentimiento religioso de miles de personas que una vez más se han visto absolutamente desamparados mientras personajes de esta calaña les insultan y menosprecian sus creencias y sentimientos. El resto de participantes se han sumado a la agresión disfrazados de apóstoles entre el regocijo generalizado de un público enloquecido.

Cabe recordar que este sujeto ganó el concurso del pasado año vestido de Virgen María y cerrando sus minutos de actuación como Cristo Crucificado, lo que propició la queja de varios representantes de la Iglesia, entre ellos el obispo de la Diócesis de Canarias, Francisco Cases, así como de la Asociación de Abogados Cristianos que presentó tras su coronación una denuncia por atentar a los sentimientos religiosos, que pasó a la fiscalía y posteriormente al juzgado de instrucción número 8, en ambas ocasiones archivando el caso por no existir “intención de ofender” y estando su actuación justificada en el contexto del Carnaval, lo que agrava la indefensión y la sensación de que insultar a los cristianos sale gratis, lo que ha provocado el nuevo insulto proferido en el convencimiento de que nada podrá pasarle a quien escupe su odio sobre sus semejantes.

Este nuevo episodio confirma que el carnaval de Las Palmas ha dejado de ser una fiesta integradora, si alguna vez lo fu, para discriminar de manera fragrante a un colectivo numeroso y pacífico –quizá este sea uno de los motivos-, atacado, insultado y perseguido de manera inmisericorde por determinados colectivos sociales absolutamente crecidos por la impunidad de sus actos y la inacción de las autoridades, incapaces de poner coto al ataque indiscriminado que todos los católicos de España venimos padeciendo en los últimos tiempos.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: