Córdoba, El Cirineo, Opinión

La hora del onanismo

​Lunes de Pascua, 7 de la tarde, poco más de 24 horas de haberse recogido la última cofradía de Semana Santa, Ayuntamiento de Sevilla. A instancias del máximo rector del consistorio hispalense se reúnen el Alcalde, el Presidente del Consejo de Hermandades y las seis Cofradías implicadas en los terribles sucesos de la Madrugá. El objetivo, analizar de manera global todos y cada uno de los factores organizativos, seguridad incluida, de la recién culminada Semana Santa. Una respuesta rápida y diligente para poder tener perfectamente definido y establecido el plan de integral para la Semana Santa de 2018 antes del verano.

Mientras unos se ponen a trabajar desde el primer día, otros se dedican a la autocomplacencia, a conceder entrevistas a sus amigos, nunca a quienes les critican -a esta casa por ejemplo, a quienes algunos les niegan la palabra por el mero hecho de haber sido censurada alguna de sus actuaciones- y celebrar ruedas de prensa practicando el onanismo público. Me dirán algunos de ustedes que no es comparable lo que se ha vivido en una y otra ciudad, después de lo ocurrido la pasada Madrugá. Se lo compró. No es comparable. Lo ocurrido en Sevilla pudo haberse convertido en un drama, en una tragedia irreparable. En cambio la Semana Santa de Córdoba ha salido razonablemente bien.

Sí, he dicho razonablemente bien. Es cierto que la percepción de cualquier acontecimiento está sometida a las consideraciones subjetivas que cada uno puede hacer al respecto, pero a mí particularmente y siempre desde la visión de alguien que ha estado sentado cada día en Carrera Oficial, he de reconocer que las cosas han salido bien, sin entrar en detalles, sobre todo teniendo en cuenta que muchos elementos estaban cogidos con alfileres, eso lo saben las cofradías, la Agrupación, el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno. No hablo de cuestiones de seguridad como de manera tendenciosa intentaron hacer creer los comunistas de Izquierda Unida, los comunistas de Podemos y los comunistas de la Federación “de vecinos” Al Zahara -que bastantes minutos de gloria les hemos regalado ya-, ese asunto ha quedado perfectamente claro que estaba atado y bien atado -espero sepan disculparme la expresión-.

Son otros los aspectos que estaban cogidos con alfileres, los itinerarios, los horarios, los accesos a Carrera Oficial, el proceso de elección de palcos… frente a la transparencia de unos, el oscurantismo recurrente, como siempre en esta bendita ciudad. Cuando la reunión de la que les hablaba al principio terminó, el Alcalde de Sevilla y el Presidente del Consejo ofrecieron una rueda de prensa inmediata a todos los medios, retransmitida en directo a través de redes sociales, pásmense cofrades de Córdoba. Eso es transparencia. Aquí hay que estar escarbando sistemáticamente en las cloacas para enterarse de algo que no digan los amigos del jefe.

Pregunten a los usuarios de los palcos las veces que han solicitado un plano para poder elegir adecuadamente el suyo. La respuesta de la Agrupación fue, utilizando mil excusas absurdas diferentes, que era imposible, única y exclusivamente para que nadie difundiese el plano en ningún medio. Por supuesto les salió el tiro por la culata. El plano se difundió, provocando un cabreo en la calle del Lodo, pero los usuarios de palcos ya habían sido perjudicados por culpa del cómico e irritante oscurantismo de los de siempre. Porque verán, para elegir un palco o era capaz usted de reunir a los seis usuarios que lo comparten para adoptar una decisión colegiada, o había que fiarse del criterio de la persona que acudiese a la Agrupación a hacer cola, cruzar los dedos y esperar que hubiera suerte. Algunos la hemos tenido, otros no tanto. Tengo un amigo que ha estado en el Patio de los Naranjos con un foco en la cara toda la Semana Santa y cuya amenaza de llevarse la sombrilla de la playa para contrarrestar el efecto de nada ha servido. Yo desde luego me la hubiese llevado desde el Lunes Santo.

La cuestión es que ha terminado la Semana Santa y nuestros dirigentes políticos y político-cofrades llevan ya dos días haciéndose palmas mutuamente -iba a decir besándose como dos nazarenas, pero mejor no lo digo por lo magnífico, lo extraordinario que ha salido todo, por haber alcanzado la perfección, porque ha sido todo tan sumamente maravilloso que no hay absolutamente nada que solucionar y si lo hay son pequeños detalles sin importancia, detalles que al parecer podrán volver a empezar a solucionarse en el mes de octubre, aprisa y corriendo, como de costumbre. Nada de solucionar los problemas antes de que llegue el verano, como en Sevilla, aquí en esto no copiamos, somos república independiente, y espero fervientemente que me dejen por mentiroso. Si realmente quieren solucionar los errores, mejorar y alcanzar esa perfección que algunos creen haber alcanzado, hay que comenzar a reunirse ya, hoy, mañana… ¡ya!; para tenerlo todo perfectamente analizado y cualquier problema detectado y subsanado antes del verano y que no vuelva a suceder como este año, en el que estábamos a escasas semanas de que todo diera comienzo sin tener cerrados los itinerarios parciales lo que provocó que hasta los libritos oficiales estuviesen equivocados. Y sobre todo escuchar, a todos, no sólo a los que viven a base de aplaudir todo lo que se hace a cambio de entrevistas por doquier.

Yo comprendo que las hermandades están ahora pensando en las cruces y luego vendrá la feria, la economía es la economía. Pero si no comenzamos a trabajar volveremos a coger las cosas con alfileres cerrando algunos asuntos en falso. Este año, la mayor parte de las cuestiones amarradas de este modo han salido bien, hemos tenido suerte, para regocijo de todos, pero no siempre tiene por qué ocurrir eso, porque hay muchos elementos que por más que se den por buenos no lo han sido. Se han producido algunos días retrasos en la entrada en Carrera Oficial de más de media hora, incluso algunas cofradías han salido del entorno de la Catedral con más de una hora de demora sobre el horario preestablecido, llegando a su templo a altas horas de la madrugada, con el daño que ello provoca en sus cortejos, ya suficientemente exiguos en esta ciudad como para que encima sigamos maltratando a sus componentes, por no hablar de que la carrera oficial, tal cual está establecida, es un auténtico crimen para los costaleros, cuya solución debe convertirse en prioritaria, amén de otros errores de menor importancia cómo la ridícula iluminación en la Puerta del Puente, los problemas de cruces musicales en el último tramo de la Carrera Oficial, el absurdo de la desangelada Magistral González Francés, la escasísima información a la ciudadanía -fruto del ya mencionado oscurantismo- que ha provocado que muchos pensarán que el Patio de los Naranjos era un coto cerrado o las aglomeraciones en zonas como la Cruz del Rastro.

Cuestiones estas y otras similares que no menoscaban que, a grandes rasgos, la cosa haya salido razonablemente bien. Sin embargo hay muchos detalles que pulir muchos asuntos que mejorar y para ello hay que empezar a trabajar ya. Los dirigentes políticos no pueden perder el tiempo en la autocomplacencia, su obligación es trabajar para buscar la perfección y mejorar aquello que tiene la responsabilidad de gestionar, por el bien de la ciudadanía y, en este caso, por el bien de la Córdoba Cofrade. Ya sé que esto que les cuento no cae bien en la Calle del Lodo, cuento con ello, aunque sepa a ciencia cierta que muchos de los que por allí se mueven piensen exactamente como yo. Ya estarán “los otros” para compensar, para echar incienso y pétalos de rosa… a fin de cuentas cada cual ejerce su labor; unos exigimos, otros se arrodillan y los que mandan se ponen a trabajar para mejorar los errores, ¿o no?… pero hoy… mañana puede ser tarde. Porque si le damos al toro una y otra vez la posibilidad de que nos coja, algún día puede que nos empitone.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies