Advertisements
Córdoba, Costal, De trama simple, Opinión

La prudencia que silencia a mis demonios

Hoy es uno de esos días en los que personas que te pedían calma y prudencia en tus escritos se olvidan de sus consejos y sugieren diferentes cosas. Es un día de esos en los que ese pequeño ser malvado, ese pequeño demonio que reside en los rincones oscuros del alma quiere tomar las riendas y opinar, aun sabiendo que esas opiniones ya tuvieron su sitio y su momento. Opiniones que una vez salieron en negro sobre blanco, debilitaron aquel arrebato amargo que dejo un triste final a una trayectoria dulce.

Tras aquellos días amargos e injustos, el tiempo fue pasando y como todo acaba y todo empieza, nos toco levantar la frente y caminar. Los recuerdos que hoy quedan de aquella etapa se guardan con cariño y marchitan la voz de cualquier revancha, acallan los demonios que quieren resurgir y vuelven el alma tranquila, humilde y sosegada.

Hoy toca trabajar y seguir, día a día aprendiendo, sintiendo, chicota tras chicota, disfrutando con lo nuestro, siempre de frente, con la consciencia tranquila, con la paz y la calma que consuela el alma.

En este tiempo he aprendido a respetar y aceptar, a valorar lo bueno y lo malo, a escuchar y a hacerme fuerte en las adversidades. He intentado hacer valer mis ideas sin hundir a las de mi hermano y ascender, pues todos tenemos aspiraciones pero sin pisar al que queda abajo. En este tiempo he convivido y he visto como se puede vivir nuestra pasión de una manera más intensa, más continúa y más sana. He olvidado afrentas y he intentado unificar criterios. He sentido la firmeza de mi fijador en esa dura chicota que a veces nos da el destino y el abrazo del hermano en esas en que se roza el cielo con las manos.

He aprendido a rezar por mis amigos y a pedir por aquellos que no lo son, a tener paciencia y a entender que la ausencia de elogios no significa que el camino este equivocado. Te he rezado desde otros sitios, te hablado desde la distancia y desde la proximidad.

Hoy, consciente de mis limitaciones vivo el privilegio de estar frente a ti en alguna de las muchas advocaciones que te representan, mirándote a los ojos con el alma tranquila, todo lo tranquila que la pueda tener un pecador como yo.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: