Córdoba, Opinión, Sin ánimo de ofender

La Semana Santa del futuro

Hace algunos días nos encontrábamos con una nueva sorpresa en el panorama cofrade cordobés, pues cada vez que nuestra hermosa ciudad parece haber cubierto con creces el cupo de proyectos a realizar – bien a corto o largo plazo, aunque generalmente de grandes magnitudes – una vez más, nos sobreviene una oleada de noticias que, inevitablemente, tratamos de asumir sumándola a la larga lista de iniciativas que tanto las corporaciones más sólidas como las jóvenes o “recién nacidas” se han propuesto llevar a cabo.

Fiel a esa premisa, Gente de Paz se hacía eco de la decisión tomada por parte de la Asociación de Valdeolleros para poner en su paso de misterio la representativa escena del Lavatorio, intención estrechamente ligada al deseo de llegar a convertirse en un futuro en una nueva hermandad con la que, si todo sale según lo previsto, la Semana Santa de Córdoba seguirá creciendo, aunando presente y pasado, siempre con el firme propósito de mantener viva su historia.

Cuando llegan a nuestros oídos noticias de esta índole, resulta casi imposible no sentirse golpeado por una mezcla de sentimientos en la que se juntan ilusión, curiosidad y también algo de impaciencia en un afán por tratar de conocer cómo transcurrirán los acontecimientos, hasta comprobar si los objetivos marcados se han cumplido, realmente, tal y como se esperaba. Pero, inmediatamente, uno trata por todos los medios de no echar las campanas al vuelo y precipitarse en sacar conclusiones, no solo por la dificultad y el tiempo que entraña ver realizados los deseos de todas y cada una de las corporaciones que alberga la ciudad califal, sino también por la evidente necesidad de pisar el freno y poner los pies en la tierra a fin de no tener que afrontar decepciones de aquí a un tiempo.

A veces parece que, para no perderse, uno debe tener una clasificación mental de esa pretendida evolución: titulares marianas que se ponen por primera vez en la calle, el diseño de los nuevos palios, la creación de nuevas cofradías y su posterior incorporación a la Semana Mayor, la hechura de los pertinentes titulares, la recuperación de una parte de la historia de las hermandades y la forma de revitalizar su presencia en la actualidad…

Son muchas las ideas que se quieren abordar y, sin embargo, detrás de todo ese luminoso y llamativo escaparate van surgiendo una gran cantidad de cuestiones cuya respuesta es tan o incluso más enigmática que la del futuro de todas esas atractivas novedades. ¿Realmente tiene Córdoba una población tan numerosa – y un espíritu de entrega – como para dirigir dignamente todas las cofradías que componen ese hipotético contexto cofrade? ¿Podría, por lo tanto, ese creciente número de hermandades tener nutridos cortejos que luego no condujesen al espectador a la indignación más absoluta al presenciar que primer y segundo paso recorren las calles prácticamente de la mano? ¿No estaremos olvidando o dejando un poco de lado a corporaciones más antiguas en pro de las nuevas, cuyo devenir aún es del todo incierto? ¿Llegaremos alguna vez a tener que vernos como el vivo ejemplo del clásico “el que mucho abarca, poco aprieta”?

Todo eso, sin entrar a plantearse otros temas, quizá más escabrosos, teniendo en cuenta que ese progreso, en un determinado momento, nos forzará a reorganizar los itinerarios como si de un puzle se tratase, con los posibles y consiguientes desencuentros que, a su vez, concluirán con beneficiados, perjudicados y experimentos que, nos guste o no, nos llevarán de cabeza a pensar en una Madrugada para la que, tal vez, no estemos preparados o, por supuesto, en una reconstrucción de horarios con la que, si sigue primando a toda costa la autoimpuesta obligación de recogerse a las once de la noche, no sé a qué extrañas horas acabaremos por verlas salir.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies