Advertisements
Córdoba, De trama simple, Opinión

La solidaridad por encima de todo

Muchos piensan que los cofrades o la iglesia primar su patrimonio a la ayuda y a la solidaridad. Una solidaridad que en nuestra sociedad actual parece exclusiva de determinadas ONG, movimientos, asociaciones o grupos vecinales que impulsan unas determinadas actuaciones con gran repercusión social. Las organizaciones cristianas, la iglesia y todo lo que bajo su paraguas se cobija, parecen estar en un proceso de examen continuo, en una auditoria que va más allá de su aportación y de su propia gestión.

La difusión y la puesta en marcha de acciones solidarias y de ayuda a necesitados, dentro y fuera de nuestras fronteras realizadas por estamentos religiosos tienen poco impacto y baja difusión en comparación con otras acciones llevadas a cabo por otras organizaciones. Es fundamental que entre todos hagamos un esfuerzo por contribuir con ellas y sobre todo difundir a la sociedad aquellas que tengan una contrastada eficacia y una notoria importancia, para que se puedan confrontar con datos e informaciones mal intencionadas que quieren ocultar u oscurecer estas acciones y desprestigiando a la iglesia y a todos sus estamentos.

Durante esta semana podemos ver, disfrutar y colaborar con una de estas acciones, barra solidaria, actuaciones, rastrillo, exposiciones, todas ellas con fines recaudatorios y cuyo destino no será incrementar patrimonio artístico, tampoco servirán para sufragar los grandes gastos que supone poner a su titular mariana en la calle, algo previsto para este 2018, su destino será ayudar, realizar una acción cristiana y solidaria para con los más necesitados. Suministrar recursos económicos para distintos programas de ayuda social en Zimbabue, colaborar con la desnutrición infantil ampliando el área del hospital de Kariyangwe, escolarizar y dar salida a unos 30 escolares becando sus estudios, financiar la rehabilitación de aulas en escuelas primarias como la de Tshongokwe, pero no se limitará a estas ayudas pues también a través de Caritas se seguirá ayudando a nuestros paisanos, esos que de manera humilde no aparentan estar en situaciones límites, sin trabajo y sin recursos suficientes.

La hermandad del Naranjo a pesar de su carácter humilde destina un 21% de su presupuesto para obra social, todo un ejemplo para todos los cofrades y para la sociedad, un ejemplo para aquellos que critican airadamente los gastos que supone poner una procesión en la calle, para aquellos que no ven más allá de sus narices y no entienden que esas otras actividades, esa catequesis de Fe realizada en la calle genera riqueza, genera empleo, genera arte, turismo y Fe, quizás esto es lo que más duela a algunos que no puedan entender que a su vez la Fe genere, compromiso, caridad, solidaridad, y amor, sin más miramiento que el que la propia condición humana nos da.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: