Advertisements
Córdoba, La taberna de Julio, Opinión

Las glorias de la ciudad

Niño, la verdad es que uno, que ya reconoció que de rociero tiene poco, ansiaría que Córdoba tuviera un ciclo de glorias algo más fuerte y consolidado. Uno sabe que las diferencias con las glorias sevillanas son abismales -de hecho uno no llega a concebir muy bien que en la ciudad hermana haya quien se pueda permitir ponerse triste cuando acaba la Semana Santa con lo que arranca allí al terminar el tiempo de las penitencias-, pero pienso que se podría hacer más de lo que se hace por revitalizar a muchas de ellas.

Una vía importante para ello sería plantear las fusiones de algunas de ellas con las cofradías penitenciales de la ciudad. Sería una forma de sumar hermanos y aunar esfuerzos para asegurar el mantenimiento del culto y la supervivencia futura. Yo sé que a muchos cofrades les da sarpullido de pensar que su hermandad pudiera perder su autonomía (y ellos su parcelita de poder, ¿para qué engañarnos?), pero hay veces que el pragmatismo manda y es obvio que es mejor vivir en común que morir solo.

Si te paras a pensar un poco, niño, habría penitencias que también saldrían ganando muchísimo de la fusión con hermandades de gloria con las que conviven. Pero es obvio que para eso hay que tener altura de miras y tú bien sabes que quam natura non dat, Salmantica non praestat.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: