Advertisements
El Capirote, Opinión, Sevilla

Miedo

Proliferan más que nunca los certámenes musicales. Y si, es en cuaresma, allí nos tiramos para hacer más corta la espera de una semana que este año nos viene temprana. Sin embargo, el hecho de que haya más certámenes no precisamente quiere significar mayor calidad. Y, miremos por donde miremos, hay dos caminos que nos llevan a ver que la realidad musical está atravesando una etapa donde, precisamente, tendríamos que preguntarnos qué está pasando con la música procesional.

Uno de los caminos, bastante manido, nos lleva a pensar que la música procesional que suena en Sevilla está fagocitando a la que se toca en el resto de Andalucía. Granada, por ejemplo, cuenta con unas marchas dedicadas a imágenes de su Semana Santa de gran calidad, pero cada vez se interpretan menos debido a que las composiciones nacidas en Sevilla se terminan imponiendo. Entonces llega un momento en el que uno no disfruta de lo autóctono sino de lo que ya lleva escuchando desde que tenía uso de razón. La riqueza musical de una determinada zona, lastrada.

El segundo de los caminos afecta precisamente a Sevilla. El hecho de que hayan proliferado marchas, de que aparezcan compositores prácticamente cada día ofreciendo composiciones y siendo aceptadas por juntas de gobierno para que sean tocadas tras el paso sin que estos tengan buenos conocimientos de la música procesional, nos lleva a pensar si en el aspecto musical todo vale. Hay marchas que son para echarse a llorar. Abundan y nadie parece ponerle coto a una serie de marchas que, cuando se escuchan detrás de los pasos parece que en vez de estar conmemorando la pasión, muerte y resurrección de Jesús estamos dando pasos hacia atrás en el calendario aproximándonos más bien a los días previos al inicio de la cuaresma, solo que sin tanto disfraz ni confetis.

Y, con este panorama, díganme hacia dónde tiramos. Si dejamos en manos de un personal con pocas nociones musicales la elección de marchas o simplemente las aceptamos porque el compositor es hermano de toda la vida de la hermandad, luego no nos quejemos cuando en la prensa o en las redes sociales nos topemos con comentarios que, aunque no gusten, lleven más razón de la que pensamos.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: