Advertisements
Córdoba, En mi Huerto de los olivos, Opinión, Sevilla

Patadón y tentetieso

Llevo una semana más, leyendo los artículos de unos y de otros y de verdad qué aburridos son, unos y otros. Hay que ver que, para lo bien que lo hacen unos ya que ellos son perfectos- lo mal que les va la vida o es que tienen una vida demasiado aburrida, para estar siempre mirando los defectos de los demás.

Y tomo esta frase del refranero español, porque creo que es un acierto, como casi todas. La culpa siempre es de los demás, y si no es así ya me inventaré una falacia para que así sea. Esta visto que vivimos en un país de pícaros, porque las noticias salen por doquier cada día. Si no es fulano, es mengano y si no sutano. Para ejemplo les recuerdo que se lean el Lazarillo de Tormes y si lo hicieron ya, vuelvan a leérselo para recordar la picaresca del pueblo español.

Así, esto sucede en casi todos los ámbitos de la vida por los que nos movemos. Unos en política, otros en fútbol, otros en los toros, otros en cofradías. Es entonces cuando la maquinaria de la imaginación picaresca española entra en funcionamiento y deja al ordenador más moderno de última tecnología y generación, en antiguo. Es impresionante. Y si además va adjunto una palabrería macabra, cruel, canallesca, como la que utilizan últimamente con mucha soltura estos personajes que se autodenominan políticos con unas maneras y formas que dictan mucho de lo que tiene que ser una persona que quiera llamarse político por lo menos en no ser tan extremista- y estar dispuesto a sacar mierda y repartirla a diestro y siniestro como si no hubiese un pasado, que lo hubo. Pues te das cuenta que ni los malos son tan malos ni los buenos son tan buenos. Así que me quedaré con lo malo conocido mejor que con lo bueno por conocer.

En definitiva, así nos va, y lo que es peor, ahora están las redes en las cuales se cobijan una cantidad de gente con cultura, sentimientos, valores, y ganas de buscar y crear conflictos que a mis cuarenta y cinco años de edad, hacía años no veía. Y hablo de muchos, muchos, muchos años.

Conflictos verbales los ha habido, hay y habrá pero se pueden hacer sin tener que llegar a sacar la porquería que se dejo bajo la alfombra. Sino te gusta esa porquería, barre la y cállate, porque más temprano o más tarde, te van a pillar a ti también y si tu sacudiste sin complejos te aseguro que a ti también lo harán con la misma pulcritud que lo hiciste.

En nuestras hermandades pasa más o menos lo mismo, y es muy triste que kofrades se vean y se den dos besos. Besos como los de Judas, no se equivoquen. O esos abrazos que a la misma vez te clavan el puñal por la espalda. Yo me quedo con la marea humana que iba impregnada de unas cortinas de pétalos al paso de las dos Vírgenes del Carmen en sus respectivos recorridos. De esos cofrades de verdad, que si hay un problema con otro, se sientan y hablan como lo deben de hacer dos personas normales y a lo mejor no tienen tanto estudios como esos que se llaman políticos. Y siempre lo he dicho y no me cansaré de decir, antes de tomar una decisión ya sea acertada o no- respecto a ese que ha hablado o ha dicho algo que no te ha gustado, ten los suficientes bemoles de preguntar sin miedo pero con respeto y educación. Quizás el punto de encuentro este mucho más cerca de lo que creías.

Vamos a dejar de dar un patadón y tentetieso, que los problemas son más fáciles de solucionar de lo que nos creemos y de lo que hacemos. Quizás vivamos en una sociedad, en general, más preocupada de la vida de los demás para pregonarla que de la nuestra propia.

Sean felices, no me cansaré de decirse lo y extrapólenlo, verán como cada día les va mejor su vida y se siente más realizados. Los que están de vacaciones que sigan disfrutando, los que ya volvieron ¡qué pronto se acaba lo bueno!, pero si le dejo un buen sabor es señal que todo salió a pedir de boca, nunca mejor dicho, y los que aún no nos hemos ido o podido de disfrutar de ellas ya queda menos para que lleguen.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: