Advertisements
Córdoba

Presentados a Sevilla

Nuestro compañero Benito Álvarez ha acudido a San Benito para dejar testimonio gráfico del magnífico altar de cultos que la hermandad ha dispuesto para honrar al Santísimo Cristo de la Sangre a cuyos pies se encuentra Nuestra Señora de la Encarnación, así como de Nuestro Padre Jesús de la Presentación que se halla dispuesto en devoto besamanos a la conclusión de cada una de las jornadas del ciclo. Un excelente reportaje de tres de las imágenes de la hermandad que se presentan a Sevilla a las puertas de la Cuaresma.

Nuestro Padre Jesús de la Presentación es una imagen realizada en madera de cedro por Antonio Castillo Lastrucci en 1928. Representa el pasaje evangélico narrado por el evangelista San Juan (Jn. 19, 4-5): El Redentor de pie, maniatado y vestido con túnica púrpura abierta hasta la cintura, es presentado al pueblo por Pilato tras haber sido azotado y coronado de espinas. Es imagen de talla completa con sudario y viste túnica de terciopelo granate bordada en oro por Carrasquilla en 1965. Luce potencias de oro, platino y pedrería repujadas por Manuel de los Ríos en 1992.

El Santísimo Cristo de la Sangre está tallado en madera de pino de Flandes por Francisco Buiza Fernández en 1966. El 6 de Marzo de dicho año el Cardenal Bueno Monreal bendijo la imagen, donada a la Hermandad por el entonces hermano mayor Manuel Ponce Jiménez. Representa a Cristo fijado a la Cruz por tres clavos tras su muerte y ya herido por la lanzada. Se observa relajación en sus miembros y abundante sangre en todo su cuerpo. El sudario o paño de pureza ciñe su cintura y se anuda al lado derecho. Su cabeza se inclina hacia la derecha reclinándose sobre el pecho. Posee unas potencias de plata sobredorada labradas por Jesús Domínguez en 1966.

Nuestra Señora de la Encarnación es una dolorosa de candelero para vestir de autor anónimo, realizada en madera de cedro y fechada en el primer tercio del siglo XVII. Inclina su cabeza a la derecha y dirige la mirada hacia abajo, apreciándose en sus mejillas cinco lágrimas de cristal. Sus manos están abiertas, portando un pañuelo en la derecha y un rosario en la izquierda. Ha sido restaurada por Sebastián Santos en 1948 y 1952 quien además retalla sus manos en 1953 y José Rodríguez Rivero-Carrera en 1984 realizándole también un nuevo candelero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: