Córdoba, La taberna de Julio, Opinión

Recuerdos y presente

En Córdoba, tal y como están montadas las cosas, uno no sabe qué es peor para las cofradías. Si que llueva en Semana Santa o que lo haga en el mayo festivo. ¡Ay calamidad para las economías!

Incienso. La Semana Santa pasada dejó imágenes imborrables en la retina. Aunque hace quince días ya subrayamos el buen trabajo de algunas Hermandades en la calle -de tanto nivel que algunas encajarían perfectamente en la ciudad de la Giralda-, hoy es de justicia insistir en algunas más, como lo fue el caminar por las calles de su barrio del misterio de las Penas de Santiago, el discurrir de Expiración por la estrechez de Caño Quebrado o la entrada de la Sagrada Cena en la Catedral.

Carbón. Para la climatología, que ha hecho estragos en los cinco días de cruces de mayo. La lluvia, que llevaba más de un mes sin hacer acto de presencia en la ciudad, se ha dejado ver en unos días tan marcados en rojo para las Cofradías. Que estas sean las que le “monten” casi de gratis a la ciudad una fiesta que tanto repercute a la hostelería y que las mismas sigan siendo tan maltratadas por las instituciones públicas locales da para pensar mucho. A ver cuándo alguien da un manotazo sobre la mesa y pone las cosas en su sitio.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies