Advertisements
Córdoba, El Cirineo, Opinión

¿Sobran Bailío y los Jardines de Colón?

Resulta innegable, a estas alturas de la película, que la nueva Carrera Oficial ha cambiado la fisionomía de la Semana Santa de Córdoba para siempre. Un avance incuestionable que orienta el caminar de las cofradías hacia donde siempre debió estar dirigido, por más que algunos no lo tuviésemos claro hace años. Un rumbo que ya no tiene vuelta atrás, aunque determinados sectores políticos prediquen en el desierto de la utopía, entre pataleos y propuestas de “consultas populares”, que ahora dicen que nunca fue su intención hacer, porque saben que jamás hubiese podido ocurrir, pese a que en ocasiones parezca que todo vale por contentar a sus masas, arrancar un puñado de votos radicales y de paso, erigirse en azote de todo lo que huele a incienso, que es lo que les pone a ellos y a sus votantes. Esta auténtica metamorfosis está plagada de elementos positivos añadidos que se han incorporado definitivamente a la fisionomía de esta manifestación religiosa – que nadie lo olvide -, que contribuyen a crear una imagen diametralmente opuesta a aquella Carrera Oficial árida, insípida y sin sentido que generaciones enteras hemos sufrido y penado como espectadores, como nazarenos y como costaleros, que algunos, no sin esfuerzo, conseguían aderezar hasta el punto de convertir en atractivo lo perfectamente prescindible pero que aun así no dejaba de ser intentar mutar en oro lo que carecía de valor alguno.

No obstante no resulta menos cierto que el hecho de trasladarse hasta la Santa Iglesia Catedral, que es de lo que se trata, y no de buscar la foto en el Arco del Triunfo, implica para muchas cofradías incrementar notablemente sus itinerarios y por ende su estancia en la calle, con lo que ello supone para cuadrillas, bandas y sobre todo cortejos, sin lugar a dudas el factor más débil de toda esta ecuación. No perdamos nunca de vista que en la ciudad de Córdoba los cortejos son escasos y tienen una composición manifiestamente mejorable, no porque sea malo que haya niños y adolescentes vistiendo el hábito nazareno sino porque el hecho de que los cortejos se reduzcan prácticamente a niños y adolescentes, es un auténtico problema por muchas razones, que limita de manera inexorable el crecimiento cuantitativo y cualitativo de la Córdoba Cofrade. En la actualidad continúa siendo una auténtica odisea encontrar manos arrugadas portando un cirio en las cofradías cordobesas y eso se convierte en la gran carencia de la Semana Santa de Córdoba para la que resulta imposible desarrollarse adecuadamente mientras la presencia de adultos vistiendo la túnica sea prácticamente testimonial. En estas condiciones, incrementar en dos o tres horas el itinerario de buena parte de las cofradías cordobesas es un hándicap prácticamente insuperable, por lo que impera la necesidad de revisar los recorridos para eliminar aquellos puntos que resulten accesorios sin perder nunca de vista la lista de prioridades, para lo que una cofradía sale a la calle y sin lo cual no es que no tenga sentido la estación de penitencia sino que la propia estación de penitencia no existe, la visita al Santísimo Sacramento del altar que puede hacerse en cualquier sitio pero que las cofradías cordobesas han determinado, después de mucho tiempo, que se haga el mayor templo de la diócesis.

Observando esta premisa como esencial e irrenunciable, se convierte en imprescindible analizar qué puntos de los recorridos parciales podrían ser suprimidos para no penalizar ni a cuadrillas ni a músicos ni a nazarenos. Y en este punto del camino son varios los escenarios que salen a la palestra. Superado el paso de la Merced por el Colodro que la propia corporación ha demostrado perfectamente asumible, son muchos los que se preguntan si la Esperanza debe conservar el Bailío o la Paz los Jardines de Colón. De hecho, en la propia hermandad de San Andrés, que ha estrenado nueva Junta de Gobierno en los últimos meses, el planteamiento es un hecho y existen serias posibilidades de que Bailío deje de ser un punto de su itinerario, desapareciendo de este modo de la Semana Santa de Córdoba uno de los enclaves más tradicionales, como ocurriese en el pasado con la Cuesta de Luján, que formaba parte de la idiosincrasia de la Semana Santa de la ciudad de San Rafael. Una revisión por parte de los dirigentes de la Esperanza que les honra, no es fácil desprenderse de un punto emblemático de su recorrido por considerar que acudir ante el Santísimo en la Santa Iglesia Catedral es mucho más importante que el mero espectáculo, lo que denota una madurez que merece todos los elogios, más allá de la decisión que finalmente acepte la hermandad. El mero hecho de plantearlo ya merece el beneplácito de quienes observamos desde la distancia. Planteamiento que algunos no esperamos en los dirigentes de la otra cofradía implicada, lo contrario sería una sorpresa de proporciones incalculables; ya saben que la madurez se tiene o no se tiene.

Es verdad que llegar a plantearse la eliminación de Bailío y de los Jardines de Colón de la fisionomía de la Semana Santa de Córdoba representa un esfuerzo de grandes proporciones al tratarse de dos puntos extremadamente simbólicos y multitudinarios. Despojar a la Córdoba Cofrade de ambos escenarios se convertiría en una renuncia trascendental, pero también es cierto que es consecuencia directa de las acciones adoptadas, en primer lugar por la determinación de acudir a la Santa Iglesia Catedral y en segundo, y si cabe más importante, por el sentido en el que las cofradías eligieron desarrollar el itinerario común. Recuerden que sobre la mesa se plantearon dos opciones: la definitivamente elegida y otra, abanderada por la Hermandad de la Expiración, que abogaba por un sentido inverso al finalmente escogido. De haberse decantado las cofradías por la opción desdeñada no resultaría imprescindible ni renunciar a Bailío ni a Colón, ya que las cofradías podrían haber subido desde la Santa Iglesia Catedral por Deanes o Doctor Fleming, con lo que buscar estos dos enclaves podría resultar mucho más natural, dentro de lo que cabe, que la vuelta sin sentido que ambas Cofradías dieron la pasada Semana Santa para buscar ambos escenarios. Y aún más, resulta extremadamente indicativo repasar la posición que ambas corporaciones adoptaron al respecto, igual alguno se lleva más de una sorpresa – es un decir – que denota la falta de criterio y lógica en las decisiones que se adoptan por parte de ciertos dirigentes cofrades. Si bien es cierto que los dirigentes de la Corporación del Domingo de Ramos no ocupaban el lugar de privilegio y responsabilidad que ocupan en la actualidad cuando hubo que decantarse por una u otra opción, les pongo como tarea revisar que defendieron entonces unos y otros.

Responsabilidades, errores, falta de previsión, desidia, incompetencia o desconocimiento aparte, con la Carrera Oficial en el entorno de la Catedral, en el sentido actual, sobran Bailío y los Jardines de La Merced, se pongan como se pongan, salvo que penalizar a costaleros, músicos y nazarenos no importe en absoluto. Lo contrario, – mantener ambos enclaves contra viento y marea -, supone una auténtica irresponsabilidad y una falta de consideración a quienes configuran los cortejos de ambas corporaciones, que son seres humanos – fundamentalmente niños y jóvenes – y no elementos decorativos pese a que en ocasiones se nos olvide. Y renunciar a ambos puntos tradicionales de nuestra Semana Santa, responsabilidad directa de las decisiones adoptadas, con las que hay que ser consecuente. O bien propiciar que la Carrera Oficial cambie de sentido, lo cual, considerando las dificultades, se me antoja extremadamente complicado. Sea como fuere, en las condiciones actuales, mi visión es clara y evidente… ¿qué piensan ustedes?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: