Advertisements
El Capirote, Opinión, Sevilla

Soledades

Cuando uno divisa los vídeos de las estampidas de la Madrugada el frío te abruma hasta que se mete debajo de la piel. Y lo hace en el instante en el que observas cómo el Gran Poder cruza el Arco del Postigo y una desbandada lo deja solo, viviendo una versión actualizada del abandono de los discípulos. El Señor de Sevilla, cargando con los pecados del mundo, nuevamente indefenso camino del Calvario.

¿Y cuál fue la respuesta? El Gran Poder visitará las barriadas de la ciudad. Porque Él así lo quiere. Será en 2020 cuando los plataneros de la plaza de San Lorenzo vuelvan a dar sombra al rostro misericordioso del Hijo de Dios. Acudirá a las zonas donde los bloques de pisos parecen mosaicos de ropas tendidas y muros sin enlucir. A manzanas en las que la algarabía de las familias se mezcla con la soledad de quienes esperan que llegue su hora. Y así, sentados mientras borbotea el agua en la lumbre, como Bécquer describía en las cartas que enviaba durante su estancia en el monasterio de Veruela, mirarán el reloj hasta que llegue la última.

Llegará Dios hasta las barriadas que sus hijos dieron de lado, cuya labor de Cáritas es más que encomiable, donde no se llega a fin de mes con holgura y el absentismo escolar ronda porcentajes que necesitan de la ayuda del prójimo. Y nosotros levantamos la mirada, en dirección opuesta, continuando con la rutina y evitando entrar en realidades que poco tiene en común con las que enmarcan nuestro caminar. Como sucediera la pasada Madrugada, huimos y olvidamos.

Y Jesús siempre viene a darnos una lección. Tan necesaria. Irá a mezclarse con zonas de altas tasas de parados, con paredes desconchadas como telón de fondo, con vidas agrietadas por la pesadumbre de un futuro incierto, con mendrugos de pan en la despensa. Repartirá consuelo entre las viudas y quienes perdieron a sus hijos en las reyertas. Pondrá el corazón donde el hombre ha dejado de posar la mirada.

Hoy comienza un tiempo nuevo. El quinario del Gran Poder nos anuncia un año para ser mejores personas. Para que recordemos que las lecciones han de ponerse en práctica, y allí donde están los más necesitados, es donde más precisa se hace la entrega de una indispensable lección de amor. Y ojalá sea antes de que en 2020 el Señor dé aliento y reconforte a los desamparados. La hermandad anunció los barrios que Él visitará. Seamos nosotros quienes pongamos en el mapa nuestros pasos, anunciando la llegada de Dios y dando testimonio de fe.

El Ayuntamiento de Córdoba “no se olvida” de la Semana Santa en el video promocional que presenta en Fitur gentedepaz.es/el-ayuntamient…

Hace 22 segundos del Twitter de Gente de Paz vía Hootsuite

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: