El tiempo vivido, Granada, Opinión

Te quiero, Granada

La corta vida de la Cuaresma nos recuerda la brevedad de la eternidad. Pasan los 40 días a velocidad de acuarela y nosotros aún pisamos el freno deseando que no se nos escape todavía. Nos ha cogido ventaja, pero las cartas de amor que te escribimos tus hijos siempre acaban llegando. Y si no, que se lo pregunten a Granada.

Granada, la que devuelve a Dios lo que 0nunca le quitó. Suma y se consuma todo en las dramáticas noches granadinas, donde Granada y Dios se dan el sí quiero hasta que el amor nos separe. María se reviste de gala y te quieros estos días, asentándose junto al varal y la cera bajo su cielo más terrenal. Dios se convierte en el centro del jardín ardiente que reluce y luce cada día.

Por eso, a ti Granada, te quiero como solo me enseñaron a quererte, porque tú me enseñaste como querer a Dios. Queda mucho por andar y mucho para volver, pero siempre compartiendo pasos y nunca camino, Granada, más si yo te olvidare, nunca te olvides de mi.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies