Opinión, Racheando

Todo pasa y todo queda

No se puede negar que a lo largo de la historia de una formación musical, todo pasa y todo queda. Pasan los músicos, pero queda su impronta en esa formación.

Tras la Semana Santa, se cierran etapas y se abren otras, muchos son los músicos que después de esa semana grande dejan de tocar, se van a otras formaciones, pero ya fuera de lo musical, normalmente las bandas son familias, en las que te puedes llevar mejor o peor, pero se hace una piña y, no por cambiar de sitio, se deja de cambiar como persona.

Sin duda son etapas en la que queda reflejada la vida, pese a que desde el exterior se llame a los músicos mercenarios en algunas musicales, han de saber esos críticos que ser componente no significa en la mayoría de los casos ganar dinero, se dejan horas de sacrificio y dedicación a cambio, siempre de forma altruista, de vivir esa Semana de diez días tras los pasos del Señor o de su Bendita Madre, acompañando con la música a los pies en la tierra de esa devoción del pueblo.

Quedan siempre las personas, los amigos, los hermanos, y, solo se puede desear que la nueva etapa sea tan grande como mínimo como la que acaba de pasar.

Si me lo permiten, solo voy a añadir algo más personal, y desearle a mi amigo, a mi hermano Alberto, que la nueva etapa que empiezas sea igual de grande que la que acaba de pasar.

@STA_M_ESPERANZA La Agrupación Musical Santa María de la Esperanza firma con la Redención gentedepaz.es/la-agrupacion-…

Hace alrededor de 13 minutos del Twitter de Gente de Paz vía Twitter for Android

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies