Doñana, Opinión, Sendero de Sueños

Un cartel que evoca mi único sueño

¡Y me ha vuelto a pasar! Mi corazón ha saltado de alegría al verme reflejada en el cartel que Javier Aguilar ha realizado para la Hermandad Matriz de Almonte, por lo que se convierte en el cartel oficial de la romería 2017. Ya me pasó con la declaración de amor de Nuria Barrera para Sevilla, y Javier, lo ha vuelto a hacer.

Un cartel que me ha emocionado a todos por la carga emocional que posee en cada pincelada dada por el autor. Es un cartel en el que Córdoba, y como digo Córdoba no me refiero a la Hermandad de la capital, sino a la provincia, quedará reflejada para la historia rociera, como hiciera aquel 16 de noviembre de 2013. En la pintura se observan claramente los simpecados de Puente Genil y Córdoba, así como el broche que por el Rocío de la Fe se le regaló a la Santísima Virgen.

Queda reflejado el amor que sentimos los cordobeses por la Virgen en la cara de satisfacción de un hombre de la Virgen que parece ser el mismo autor del cartel junto con las miradas de todos aquellos hombres que le rodean y la ofrenda floral.

Pero lo que más carga emocional da a la pintura es la mirada de ese hombre que amó a la Reina Marismeña hasta el fin de sus días en la tierra. Esa es la mirada que el Tito Pepe (Padre Quevedo) le dedicaba a nuestra Madre cada vez que la veía, ya fuera físicamente o en algún retablo o estampa.

Javier me ha transportado a mi más tierna infancia, cuando el sacerdote enamorado hasta las trancas, como se suele decir, de la Patrona Almonteña, era cogido a hombros para rezar la Salve con cualquier Hermandad. He recordado sus vivas ante la Señora, las tardes en su compañía, junto a sus amigos de siempre, o las noches de verano en el porche de la Casa de Hermandad que posee en la aldea la Puebla del Río.

Me ha traído recuerdos de ese bendito Lunes del Rocío, donde mis sueños se cumplen porque mi único sueño es estar a su vera. Mi único anhelo que una vez más vuelvas esos tus ojos misericordiosos y me dé la fuerza suficiente para no caer en los mismo pecados. Mi único sueño es volver a vivir a un nuevo Pentecostés.

¡Enhorabuena Javier, enhorabuena!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies