El Capirote, Opinión, Sevilla

Una verdad incómoda

En su artículo dominical del pasado 25 de junio, el periodista de El Correo de Andalucía, Manuel J. Fernández, comentaba varios aspectos sobre la iconografía de la Divina Pastora. Entre otros que, al llegar un fraile nacido en la capital hispalense, fray Isidoro de Sevilla, este ideó la representación de María con una indumentaria y atributos muy distintos a los conocidos hasta entonces.

Todo ello se haría con tal de conectar con las diversas clases sociales. Por lo tanto, como el propio periodista afirma haciéndose eco de lo que apuntase fray Isidoro, se trataba esta configuración de “una ocurrencia”. Se desterraría la idea de que María se le apareció al fraile ataviada con prendas pastoriles, algo que han explotado hasta la saciedad aquellos medios que solo se dedican a copiar y pegar sin profundizar en la veracidad de esta teoría. Porque, de haberse documentado, no habrían extendido una historia que no es tal.

El periodista da un paso al frente y sencillamente apunta una serie de datos en pos de la verdad. ¿Por qué hay que seguir adornando aspectos dejándonos llevar por un romanticismo que induzca a equívocos? Siendo objetivos, aderezar la historia con una serie de ingredientes con la única finalidad de emperifollar el asunto puede acabar yéndosenos de las manos. Y esto es lo que ha sucedido. Se ha ido configurando el origen de la advocación con ese halo de leyenda propio del siglo decimonónico y lo peor de todo es que muchos se lo han acabado creyendo. Y continúa pasando con otras historias más recientes. Es el caso de la del Gran Poder y el futbolista Jesús Araújo ― solo he visto la verdad sobre este suceso relatada también en El Correo de Andalucía allá por la Semana Santa de 2015 ―.

Resulte difícil encontrarse con periodistas que hoy en día narren los hechos tal y como fueron, pues los que cuentan con un nutrido número de colaboradores prefieren no destapar verdades por temor a quedarse sin una sonada exclusiva que le reporte un buen número de visitas a la web, con el éxito ― y la cuantía económica para el medio ― que ello conlleva.

Indagar hasta conocer la verdad, investigar para sacar a la luz aquellos datos que la dejadez o el paso del tiempo han ocultado son premisas básicas que los profesores de periodismo nos señalaron durante años mientras estudiábamos la carrera. A la vista está que solo unos pocos hacen uso de lo que supone ejercer la tan denostada profesión. Mientras tanto, entre los que se creen periodistas, los que juegan a ser detectives y los que cuentan las historias como no fueron, el universo de la información se deforma hasta límites más que cuestionables. Luego nos quejamos de la profesión.

🎶 La intransigencia de algunos vecinos entre las causas de que la Banda de la Esperanza deje de ensayar en la Casa Hermandad | Gente de Paz gentedepaz.es/la-intransigen…

Hace alrededor de 3 horas del Twitter de Gente de Paz vía Hootsuite

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies