Advertisements
Opinión, Otra manera de ver las cosas

¿Ya queréis matarlo? Yo alucino

Un buen amigo mío, de los que se dicen que son de toda la vida, no muy fervorosos en estos asuntos cofradieros, pero en cambio, más cercano a Dios de lo que él piensa y cree, me contó una vez, una anécdota que le sucedió:

Transcurría la temporada “post-navideña”. Cuando, ya todos nos habíamos comido los roscones de reyes, recibidos los regalos y retomados nuestros quehaceres usuales. Dentro de la rutina diaria, de mi amigo, se encontraba acudir a un bar para “tomar algo”. Dicho local, tenía la característica, para el agrado de todos nosotros, de contar con alguna que otra imagen, de Nuestro Señor, de la Santísima Virgen María recorriendo las calles de nuestra ciudad, o, por el contrario, de la ciudad de al lado. Algo, que no es nada raro, y nos lo podemos encontrar, en nuestro día a día. Sin embargo, cuando regresó a aquel establecimiento, otra vez más, coincidió justo después de las fiestas de Navidad, y con sorpresa para él, se encontraban sonando marchas procesionales a bastante volumen, una gran humareda y olor a incienso. Rápidamente, mi amigo reaccionó, fue a buscar al encargado y le dijo, como quien se queja de que tiene un pelo en su plato:

– Si acaba de nacer, ¡y ya quieres matarlo!

Y es cierto que en ocasiones, sucede que ante un hecho, existen interpretaciones distintas y muy variopintas. Este es uno de esos abundantes casos. Por un lado, nos encontramos con la postura de mi amigo. En contraposición, la postura de la persona encargada de que el establecimiento fuera más que un local, una capilla sacra. A continuación trataré de ser lo más neutral y objetivo posible.

Empezando por la persona responsable del local que, como se puede comprobar, es un buen amante de todo lo que llamamos Semana Santa y su ansía por su llegada, es más que palpable. Tal, es así, que ni siquiera encontrándonos en el tiempo litúrgico de Cuaresma, este señor ya está inmerso en la Semana Grande. Pero para poder llegar hasta ahí, todos sabemos que primeramente hay que ir engrasando y preparando la gran maquinaria compleja que es la Semana Santa: se intensifican los ensayos intensivos de agrupaciones musicales y de las bandas de cornetas y tambores; se produce alguna que otra reunión de más en las Juntas de Gobierno de las hermandades; las igualas, la cuadrillas con la que van a contar los capataces, y los respectivos ensayos; la preparación y realización posterior, de los cultos cuaresmales a nuestros titulares;… y muchísimas cosas, que seguramente se me quedan en el tintero. Cuando todo ello se produce se puede considerar, que es Semana Santa, aunque, “no lo sea, propiamente”.

Después, mi amigo. En absoluto estuvo desacertado, con sus palabras. Antes de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor, acontecieron abundantes sucesos, episodios y acciones que marcaron la vida terrena de Jesucristo. De igual modo, existió un recorrido o un proceso, hasta el desenlace, siendo todo ello, atestiguado por los Santos Evangelios. Es por ello, que la Iglesia en su inmensa sapiencia y conocimiento, nos presenta un período litúrgico, el llamado Tiempo Ordinario. Es en él donde ahora nos encontramos, cuando concluye el tiempo litúrgico de la Navidad. En el Tiempo Ordinario, observamos la andadura seguida por el Hijo de Dios, en el que nos enseñó a orar; a cómo comportarnos; escuchamos de sus labios las parábolas y las bienaventuranzas; y nos mostró la cara es de Dios Padre. Asimismo, hizo acciones y milagros que impresionaron, y aún hoy lo continúan haciendo. Por lo cual, ahora, es momento de mirar hacia la vida pública de Jesús, porque todo posee su momento adecuado y apropiado.

¿Cuál es tu postura?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: