Emoción contenida en Almonte en un Lunes de Pentecostés con visitas a la Virgen en la parroquia