Córdoba, ⭐ Portada

Así es el proyecto de «nuevo» paso de palio de la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad

La adaptación sería en longitud no modificando ni la altura ni las medidas de ancho del palio de forma que estéticamente no perdería la singularidad de este paso aunque sus proporciones serían más armónicas

El plan comprende una línea de actuación para varios años donde se irían modificando los elementos del paso: varales, candelería, violeteros y jarras incluso el bordado de las bambalinas y el del techo de palio.

La Junta de Gobierno de la Hermandad de Jesús Caído ha desvelado el Plan Director del paso de palio de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad. Un plan destinado a buscar una solución al movimiento descompensado del paso de palio de la cofradía que cada Jueves Santo se intenta solucionar gracias al esfuerzo de las cuadrillas de costaleros y al conocimiento técnico del equipo de capataces del paso de la Virgen.

Para solucionar el problema se contactó con Fernando morillo y Álvaro Doctor, personas reconocidas en base a su experiencia en solventar esta situaciones. Álvaro Doctor aconsejó en primer lugar recortar los tinteros, idea que ya se había comentado en el equipo de mayordomía. En segundo lugar propuso cambiar las almas de los varales ya que las que tenía el paso de palio en ese momento, además de no ser de una sola pieza, el encapsulado del tornillo de unión con el techo del palio no era el más conveniente además de otras soluciones en los basamentos de estos.

Durante esas conversaciones -explica la Junta de Gobierno-, se trataron también las medidas del paso, un tema que algunos consideraban intocable por temor a perder la antigua y reconocida percepción de «grande» del paso de palio de la Cofradía del Jueves Santo. Doctor hizo comprender que si las medidas de ancho son las apropiadas no lo son así las medidas de largo haciendo necesario acortar en unos 80 o 90 cm la longitud del paso.

La Hermandad comprobó que además del añadido de los escudos también había otro añadido en los respiraderos junto al lugar que ocupan estos y que a simple vista se puede observar por lo diferente del cincelado con respecto a los originales de «Hijos de Manuel Seco«.

De estas conversaciones surgió la idea de iniciar una actuación importante en el paso de palio que no abarcara solo la modificación de medidas de largo o el arreglo de las bambalinas sino también en proporcionar una mayor riqueza los elementos del paso. De ahí que la Junta de Gobierno decidiera continuar con esas actuaciones y encargar unas nuevas almas y tinteros para los varales.

La adaptación sería en longitud no modificando ni la altura ni las medidas de ancho del palio de forma que estéticamente no perdería la singularidad de este paso aunque sus proporciones serían más armónicas. Se volverían a las medidas originales de los respiraderos y se crearía una línea de actuación para varios años donde se irían modificando los elementos del paso: varales, candelería, violeteros y jarras incluso el bordado de las bambalinas y el del techo de palio, todo ello bajo diseño de Rafael de Rueda.

Con estas modificaciones se ganaría en proximidad de la Virgen con el mismo número de piezas de candelería, en que los varales tendrían un movimiento más elegante y compensado, en que las bambalinas quedarían casi unidas perdiendo la separación que tienen, con un movimiento más suave y acorde con la seriedad de la cofradía en la calle y que el manto de la Virgen tendría más inclinación por lo que sus bordados y el manto en general se percibirían mejor.

En concreto, el Plan Director establece que como el bordado del techo de palio no es muy tupido es fácilmente adaptable a las nuevas medidas pudiéndose cambiar la gloria por una imagen en óleo bordado en sedas más acorde con el espíritu carmelitano de la Hermandad. En las bambalinas se consideró mejor arreglar los elementos deteriorados como el terciopelo en la parte posterior y la crestería además de unir las bambalinas de laterales y el esfuerzo de pasarlo a un terciopelo nuevo dedicarlo a un futuro bordado del palio.

Conviene subrayar que aunque aún no se han estrenado, la Hermandad dispone ya de las almas de los varales que cuando se encargaron se pensó que podrían servir para unos varales nuevos. De este modo se conservaría la disposición de nudos dorados y cañones plateados pero estos estarían labrados. Además se diseñaría unos nuevos basamentos y se valoraría conservar los nudos o hacer unos nuevos.

Finalmente se crearía una línea de diseño para futuras actuaciones en la candelería, candelabros de cola, jarras entrevarales y violeteros aunque estos últimos sería conveniente cambiarlos lo antes posible por lo deteriorados que están y en los respiraderos se eliminarían las partes añadidas y los escudos pudiéndose añadir algún elemento en la línea del diseño original.

Todo ello para conformar un nuevo altar itinerante absolutamente distinto en cuanto a fisionomía del actual para Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad, la madre de Jesús Caído que, de este modo, podrá brillar en toda su plenitud bajo el cielo de Jueves Santo cordobés.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup