Candelabro de cola

Candelabro de cola: El arte de Luís Jesús Miranda

Andaba yo hace una semana dándole vueltas al tema del artículo aquel tan polémico que se publicó en Gente de Paz y a la magnífica entrevista que nos dejó D. Antonio Varo. Y reflexioné sobre aquello que decía el veterano cofrade de la Misericordia acerca de su opinión sobre este blog. Así pues llegué a la conclusión de que quizá el mismo llevaba gran parte de razón cuando manifestaba que Gente de Paz era «muy radical y un tanto agresivo en su línea de los últimos tiempos». Hablé de hecho con Guillermo Rodríguez «El Cirineo» a principios de semana y le dije que quizá sería conveniente por nuestra parte levantar un poco el pie del acelerador. No sé si el comienzo de la Cuaresma me influyó, insuflándome unos aires de buenismo y candidez casi (he dicho casi) propios del mismísimo José Luís Rodríguez Zapatero.

Y en estas estábamos cuando llegó a mis manos la revista publicada por ABC el pasado Miércoles de Ceniza: Pasión en Córdoba – Cuaresma 2015. Y se me acabó el buen propósito cuaresmal conforme leí el texto «Un cuarto de siglo de peregrinación» el cual firma, como no podía ser de otro modo, mi querido –es un decir– Luís Jesús Miranda. ¡Qué arte tiene mi Luís Jesús! ¡Pero mira que tiene arte er gachó!
Y es que cuando a Luís Jesús una Cofradía no le gusta él va y se gasta todas sus artes para no hablar de ella. Es lo que se conoce como el arte de la omisión. Especialidad de la casa muy ejercitada por el hombre que habitualmente escribe de Cofradías en ABC, como ya hemos comentado aquí en alguna que otra ocasión. Él es capaz de hacer como que algo no existe o que nunca ocurrió silenciando todo cuanto a él le produce rechazo. Así pues, de este modo, en un artículo en que se expone cómo la Catedral se ha convertido en punto de paso casi obligado de casi todas las Cofradías desde que el Santo Sepulcro, en 1986, la incluyera en su Estación de Penitencia o desde que la Hermandad de la Misericordia iniciara y finalizará allí su salida procesional cada Miércoles Santo desde el cierre de San Pedro. Y así, el cofrade nacido en Fernán Núñez, desgrana con exhaustivo detalle las incorporaciones de Hermandades que cada Semana Santa hacen Estación de Penitencia en la Catedral así como las celebraciones protagonizadas por casi todas las Cofradías en la misma… hasta que va Luís Jesús, con todo su buen hacer, y comenta:
«[…] Ni la Corredera ni Gran Capitán: las coronaciones canónicas no pueden ser ya en otro sitio, y así fueron la de la Virgen de Linares en 2011 y la de la Virgen del Carmen en 2012.»
            Hombre, Luís Jesús, artista. ¿Qué quieres que te diga? ¿Tú te acuerdas de cómo fue coronada Ntra. Sra. de las Angustias? Hay que tomar rabitos de pasas para ver qué ha hecho uno antes de criticar la coronación de Nuestra Señora del Socorro en la Corredera o la de María Auxiliadora en Gran Capitán. Ya que tan preciso has sido aportando detalles (porque las cosas como son, tú eres un hombre detallista y lo demuestras en tus escritos) te lo podrías haber currado un poco. Habría quedado genial que hubieras comentado que la primera Virgen que se coronó canónicamente en la Catedral fue Nuestra Señora del Rosario en Sus Misterios Dolorosos en 1993. Porque mira que fallar en este pequeño punto, con lo bien que lo estabas haciendo hablando hasta de las procesiones extraordinarias que han pasado por la Catedral e ir y fastidiarla al final… mira que es mala pata. Difícil explicar en alguien como tú esta omisión tan difícilmente justificable. Pero no te preocupes, que ya estoy yo aquí en Gente de Paz para corregir estos pequeños olvidos tuyos. Yo en tu artículo hubiera aprovechado, si me permites la osadía de sugerírtelo, para añadir que las coronaciones en San Pablo con vuelta al ruedo por el centro en parihuela tampoco tienen ya cabida en los tiempos actuales, tal y como lo hizo en 1987 la Hermandad de las Angustias. No me negarás que frente a la coronación de la Virgen del Rosario (en la Catedral, con corona de oro y el acompañamiento de Soria 9 tras el paso de la Dolorosa de Álvarez Duarte) la de las Angustias (en San Pablo, reutilizando corona y en parihuela con vuelta a un absurdo ruedo para contemplar las hermosas columnas del antiguo templo romano) quedó un poco… cómo decirlo… como una coronación low cost. Muy por debajo de lo que el incomparable grupo escultórico de Juan de Mesa se merece. Yo me pregunto, Luís Jesús, qué te habrán hecho en la Expiración, aparte de nombrarte pregonero de la Juventud (cuando la Hermandad de los Estudiantes organizaba el mismo antes de pasar a hacerlo la Agrupación). Y visto lo visto, menos mal que lo hicieron, porque si no… cómo tratarías a esta Hermandad… Francamente mejor no imaginarlo.
            Señor Varo, yo lo siento mucho, pero es que su compañero me ha puesto de tan mal humor que no me he podido contener y fíjese lo que he escrito. Conste que yo no quería, pero él me tocó las palmas primero con mucho arte y yo, con las mismas, he tenido que salir a bailar.
Marcos Fernán Caballero

Fuente Fotográfica: ABC

Recordatorio Candelabro de cola: Nada nuevo bajo la luna de la Madrugá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup