Córdoba

Crónica de la Exaltación de María Santísima Candelaria

Pachi Giraldo. Anoche en la Parroquia de San Francisco y San Eulogio de nuestra capital, tuvo lugar la Exaltación a María Stma. de la Candelaria. D. Rafael Lozano Pérez exaltó a su Virgen realizando un histórico recuerdo de los años de su imagen desde que su autor la hiciera, teniendo un recuerdo precioso hacia él. Así continuo con recuerdos en sus casi 36 años de costalero bajo sus trabajaderas. 

Recordó a los cuatro capataces que la han guiado por sus calles con un especial recuerdo a D. Rafael Sáez Gallegos, además de Francisco Pérez Cantillo, al valiente de Rafael Castelló Pérez por su decisión de tomar ese palio con su juventud y al capataz de plata, su amigo “Curro”.
Rememoró distintos sitios que en su momento fueron importantes en el transcurrir de las Estaciones de Penitencia de la imagen por las distintas calles de Córdoba por las que ahora no pasa.
Tuvo recuerdos de aquellos que fueron los primeros en tomar las decisiones de aquella hermandad en los comienzos de los años setenta. Como el recuerdo a D. Manuel Muñoz en su trastienda de la calle Claudio Marcelo.
Otra mención fue para los vestidores que la vestían de Reina, cada Domingo de Ramos. A Rafael Carmona, el jovencísimo Ramón con su toque particular de azahar, a Manolo Carmona por su grandeza humana y al último el granadino Álvaro Abril.
Fueron pequeñas chicotás del devenir de los años de sus vivencias por sus calles. Recuerdo para algunos que ya no están y que le dejaron un recuerdo imborrable como Carlos.
Nombró a muchos que quizás algunos los tuvieran olvidados, o no tan frescos en sus memorias o incluso que no los conociéramos. Chicotá para el recuerdo la de su cura Nacho, bajo las trabajaderas de la Candelaria, una forma distinta de rezar como le decía al párroco D. Joaquín Alberto y al segundo de San Francisco D. Jacob Martín.
Pero emotivas en especial fueron, entre otras, su última chicotá recordando a su padre entrando al compás de San Francisco. O cuando metió a su hijo con tan solo tres meses de edad bajo el amparo de su Virgen de la Candelaria, o su soledad con Ella al acabar cada salida procesional y dialogar de sus cosas.
La verdad Rafa, no me esperaba menos de ti. Me gustó mucho tu Exaltación, simplemente fuiste tú. Enhorabuena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup