Sin categoría

Derramando Gracia

Recuerdo, Padre Mío, el caminar poderoso de tu cuadrilla avanzando por María Auxiliadora, y glorificando la madrugada del Viernes Santo, con tu barrio poblando la plaza de sus mayores y la esencia talegona mezclando sus aromas con el azahar de los naranjos. Y recuerdo una marcha empapando nuestras entrañas con el deseo irrealizable de sanar tus heridas… ¿Cuántas veces he rememorado aquél instante imposible de repetir?. ¿Cuántas he soñado con tu imaginero, con las manos que tallaron tu figura y me he preguntado en qué lugar de su espíritu habitaba la semilla de la fe que te engendró?. ¿De qué fuente de la otra orilla del océano manaba el agua del altar de sus devociones? ¿Plasmó en Tí el dolor de todo un pueblo que sufría su condena?

Dicen que la Iglesia impuso la fe de mis ancestros en aquellas tierras a sangre y fuego… y mienten a sabiendas del engaño; porque la Iglesia no es un ente abstracto sino algo vivo formado por seres humanos, agentes de bondad y de vileza, imperfectos todos; y es el hombre quien hace la paz y la guerra, y quien siembra de amor y de odio cada rincón del planeta… y fue el hombre quien invocando el nombre de Dios en vano masacró con la espada la libertad de tus hijos… no la Iglesia… el mismo hombre que humilló al pueblo judío hizo lo propio con el que habitaba el nuevo mundo…

Y la misma especie que masacró la cultura de muchos, luchó por defender a sus semejantes. ¿Cuántos se inmolaron por proteger las razas de la tierra en que brotó la gubia de tu Gracia? ¿Acaso sólo es Iglesia el que trajo destrucción y no quien trajo amor y respeto? ¿Cuántos murieron y siguen muriendo por tu gente en nombre de Dios?

… Y Tú viniste del último Edén, como llegaron tantas maravillas, para convertir un poco más en Cielo este valle de lágrimas a la orilla del Río Grande e inundarla con la eternidad de tu gesto, la fuerza de tus brazos y tu divina Gracia. Bendita sea tu raza, bendita la mano anónima que nos regaló tu presencia y benditos los que dieron su vida por defender tu origen del rencor, la imposición y el holocausto.
De
tierras mexicanas
procede
tu grandeza,
tu
Gracia fue tallada
en
una Nación conversa,
sometida
y maltratada.
Anónimo
el artista,
sus
manos te crearon,
siendo
el dolor el prisma
por
un pueblo masacrado
por
el yugo imperialista.
Derramando Gracia,
robaron
la riqueza
trayendo
mandamientos
que
impusieron por la fuerza
arrasó
la historia el viento.
Sirva
tu gesto, Padre,
no
muera en el olvido,
el
llanto y las verdades
que
son corona de espinos
y
cruz de las libertades.
Vendido y sacrificado,
es
tu cuerpo Esparraguero,
ofrenda
de un hombre olvidado,
y
es tu muerte fiel reflejo
de
tu pueblo esclavizado.
Guillermo Rodríguez


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.