El cáliz de Claudio

El cáliz de Claudio: El reflejo de nuestra vergüenza

Hubiera querido comenzar estas
líneas con palabras amables, con un recuerdo lánguido del tiempo que se nos
escapa y del que empezamos a disfrutar. Pero no es posible. La realidad es
persistente en sus maneras para recordarnos dónde estamos y qué será de nosotros.
Esta tarde, de vuelta a casa con la estampa idílica del sueño de mi hijo
dibujado en mi mirada, una imagen atroz se cruzó por el camino. Por el suelo se
esparcía la comida que había sobrado en un supermercado y que cuatro personas
se afanaban en sacar de un contenedor. Una de ellas, se apartó a nuestro paso
y, de manera instintiva, bajó la mirada con la vergüenza de alguien que no
creyera estar haciendo lo correcto. Sin embargo, quién puede ruborizarse por el
mero hecho de sobrevivir.

Nunca entenderé –o quizá lo sé
desde hace mucho y me aterra pensarlo- como una sociedad puede “crecer” así,
envuelta en la desigualdad más absoluta y, encima, hacerte sentir culpable
cuando te condena a vivir en ese estrato que es una especie de inframundo
convenido que no existe porque no lo ves en la puerta de tu casa. Siempre me
resistiré a pensar, como cristiano que soy y me siento, que las cosas no tienen
solución y que basta con dar una limosna mientras la dimensión del problema es
otra. Quizá, nos sea necesario ver la miseria y su légamo más profundo en los
párpados cayendo de una muchacha que ya parece una anciana junto al felpudo
tibio de nuestra puerta para reaccionar.
No se trata de compadecer a nadie
ni de sentir pena, ni de ponerme en una atalaya moral. Nada de eso. El
problema, el verdadero, el que acucia cada amanecer a quien se levanta sin pan
ni otro medio de conseguirlo, está a nuestro lado y no queremos verlo. Y
hablamos de caridad con la frivolidad del que –como dice mi amigo Ricardo- habla
de pan con la barriga llena. La solidaridad, que tan importante es su difusión
para Gente de Paz porque en ella está la solución y a la que dedicamos un
espacio que debería ser el de todos, nos llama cada día a participar pues,
aunque parezca quimérico, algún día puede que nos haga falta y llamemos a la
puerta de Cáritas o de una cofradía, bajando la mirada mostrando una disculpa.

Sé que quien debería leer esto y
hacer algo no lo hará y no sé si esa muchacha estará en ese mismo sitio mañana.
Lo que tengo claro es que ante situaciones así la vista la deberíamos bajar
nosotros y buscar nuestra pequeña porción de culpa para, acto seguido, alzar
las pupilas desafiantes y cambiar –en nuestra pequeña escala- los pilares de
una sociedad que tiembla bajo los cimientos de su propio légamo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.