Córdoba, El Cirineo

El Cirineo: Crónica subjetiva del LXXV Aniversario de la Paz y Esperanza

Hace aproximadamente un año escribí un articulo titulado «Luces y Sombras en el Rosario de la Paz«, por el que fui objeto de ataques furibundos por parte de los secuaces del entonces responsable último de la secuencia de despropósitos que detallé (y de muchos otros que ni siquiera detallé), y de algunos de los que pensaban que el articulo era un ataque a la Hermandad (o más absurdo aún, a sus Titulares, MIS Titulares) y no una censura a los responsables de todo aquello.

Un año después, la Hermandad ha puesto a su Titular mariana en la calle para trasladarla a la Santa Iglesia Catedral y celebrar una Solemne Eucaristía de Acción de Gracias en conmemoración del LXXV aniversario de la Bendición de Nuestra Señora de la Paz y Esperanza y, mas allá de no ser partidario de salidas extraordinarias por motivos como éste, mi opinión acerca de lo que pude presenciar, dista una eternidad de lo que viví en Octubre de 2013 o el pasado Miércoles Santo, sin ir más lejos.
Es cierto que hay cosas aún que perfeccionar, como la organización del cortejo, manifiestamente mejorable, personas acosando al pueblo para que abran paso al palio, el grupo de animadores gritando todo el recorrido y exasperando a media cuadrilla o la tontería con la que algunos se desenvuelven, pavoneándose… como pavos reales. En relación al cortejo, la lamentable imagen del Miércoles Santo con el paso de Misterio prácticamente solo desde la salida de los Jardines o servidores con traje de chaqueta dando indicaciones a los nazarenos, no ha mejorado casi en nada, algo lógico teniendo en cuenta que el responsable es el mismo. El cortísimo cortejo, impropio de una hermandad que mueve lo que mueve la Paz (aunque fuese por propia iniciativa), mostró cortes impresentables como el producido en el Ayuntamiento. Alguien debería haber recordado que se iba a imponer la medalla de la Ciudad a la Virgen, por lo que la Cruz de Guía debió pararse y no meterse en la Calle de la Feria. El tamaño del cortejo era para ir apretados todo el recorrido. El numerito del obstáculo de Conde y Luque es también responsabilidad de la misma persona, que tiene la obligación de revisar el recorrido días antes y la misma jornada de salida para prevenir este tipo de eventualidades; esto Diego Luque lo sabía perfectamente. El segundo asunto se soluciona dando cargo a quienes sepan lo que es una bulla y no a chicos que al parecer no han visto una en su vida. La tercera es mas difícil de solucionar, ya lo dice el refrán, «El que nace lechón…»
Sin embargo, he de decir con satisfacción que eso es precisamente lo que sentí el pasado sábado, SATISFACCIÓN con mi cofradía en la calle, después de muchos años. Con carácter general, la Imagen dada por la Paz fue positiva y muy mejorada en relación a la puesta en escena de hace escasamente unos meses y eso habla muy bien de la actual dirigencia.

La Virgen preciosa, impresionante, excelsa, mágica…, ya lo dije hace un año, «la luz es Ella, siempre Ella. Porque por más que llueva, truene o ventee, Ella está por encima de las miserias mundanas y brilla poderosa derramando su maravillosa grandeza sobre todo aquél que se acerca a mirarle a los ojos y rezarle bajito. Porque Ella siempre luce maravillosa», el sábado, además iba magníficamente vestida, mucho mejor que como algunas veces la vemos en su camarín.

La banda sonó bien, pese a que eché en falta mas fuerza, sobre todo en el cuerpo de cornetas (nueve al menos en el tramo en que reparé en ello), apunte que puede derivar de la época del año en que estamos, «pretemporada» escuché decir a un músico… Salvo algunos errores por parte de solistas y el mencionado volumen, curiosamente problema más acusado al principio de la tarde, la banda me gustó. El repertorio fue excelente, acorde a cada punto del itinerario y muy amplio.

La desaparición tras el palio de lo que algunos llaman Escolanía y de los servidores vestidos de librea delante, es otra de las imágenes que muchos estábamos deseando. Ojala que no sea algo puntual sino una decisión definitiva y nunca más tengamos que soportar lo soportado los últimos años. ¡Qué bien suena ahora «Paz y Esperanza»!. Parece que los nuevos responsables de este apartado, si saben lo que es adecuado para un palio como el de la Paz.
No puedo decir lo mismo de la flor, salvando el frontal del paso. La combinación de colores de los costeros era mejorable, para mi gusto, y las caídas bajo los candelabros de cola innecesarios. Me gustó mas el pasado Miércoles Santo.
El movimiento del palio también me pareció mas fluido, desconozco si el nuevo prioste ha introducido alguna modificación que lo provoque o fue algo subjetivo. Si está basado en algún cambio o en algo que el anterior prioste desconocía y éste no, soltar los varales, por ejemplo, bien hecho.
La puntualidad en el itinerario de ida fue otro elemento positivo, casi inglesa. La hora de llegada a Capuchinos no tuvo nada que ver con la prevista sobre el papel, como corresponde a una procesión de estas características. La organización en el interior de la Catedral correcta, aunque no se entiende que la Hermandad del Rocío llenase 5000 sillas y la Paz no fuese capaz de hacer lo propio con 3000. La elección de Juan José Aguirre Muñoz, Obispo de Bangassou, como orador sagrado, un acierto, sin lugar a dudas. Magnífico, ameno y en la parte cofrade de su prédica, mucho mas capillita que la mayoría de los Cultos a los que estamos acostumbrados. Emocionante cuando describió su experiencia misionera. Un lujo.
Innecesario introducir el palio hasta el convento de las Capuchinas, hubiese bastado volver el paso, cosa que no se hizo cuando cantaron las monjas y debió hacerse. Se generó un descontrol prescindible. Y para innecesarios los fuegos artificiales. Afortunadamente, si ningún iluminado inventa otra extraordinaria dentro de cinco años, este absurdo no es probable que se repita.
La suerte también hizo acto de presencia para bien con el tema del cambio de corona. ¿Nadie repara que por muy nueva o bonita que pueda ser la corona de plata, el contraste de la dorada, también de plata, sobre el blanco absoluto provoca un magnifico contraste y que las dimensiones de la presea otorgan más presencia en el paso?
La elección del Itinerario fue excelente, ver caminar de nuevo a la Reina de la Paz por su barrio, un sueño cumplido y recuperar San Zoilo, la Paz es la primera cofradía que paso por esa calle, una maravilla que puso los vellos de punta a más de uno al compás de la marcha Paloma de Capuchinos. Este es nuestro itinerario, nuestras calles, sin experimentos, a ver si algunos se enteran que LA PAZ NO PINTA NADA POR SANTA MARINA. Hermosísimo igualmente contemplar a la Virgen en la Catedral, y se lo dice alguien que no es un talibán del traslado de la Carrera Oficial a la Judería, me parece suficiente con la Estación de Penitencia en San Miguel, ayer inexplicablemente cerrada al paso de la Virgen. Eso si, tomen nota del palio llegando por Cardenal González… y déjense de «arquito del triunfo» al que hay que llegar por la Ribera… precioso, vaya.
Bravo por el nuevo consiliario, aguantando el tirón como un campeón todo el itinerario… o Pepe Campos con mas de ochenta años. Otros con bastantes menos fueron quejándose del recorrido buena parte del mismo y/o lo abandonaron. Tal vez alguno fuese a escribir o a declamar. Tristes algunas ausencias, de personas fundamentales en la historia de la corporación, como Fray Ricardo de Córdoba, por personalizar en alguien (no fue la única). Me hubiera gustado verle delante de Ella.
Finalmente, seguro que me dejo cosas en el tintero, quisiera destacar positivamente que esta vez sí, y a diferencia de lo tristemente ocurrido en el Vía Crucis Magno, se dio el sitio que le corresponde a TODOS los antiguos Hermanos Mayores, en una antepresidencia y con vara… no era tan difícil, ¿verdad?, lamentablemente no quedan tantos con vida. Habla este detalle muy bien de quien ahora manda y muy mal de los que mandaban entonces.
Mi diagnóstico, que no pretende sentar cátedra, sino exclusivamente reflejar mi opinión, ni mejor ni peor que la de los demás, es de aprobado alto, muy por encima de la imagen dada por culpa de los anteriores responsables en las inmediatamente precedentes, con elementos que mejorar, qué duda cabe, hay que ser exigente y perfeccionista, algunas mediante la sustitución de personas en determinados cargos y otras acotando funciones para que nadie se extralimite, y perseverando en los cambios para bien introducidos. Que no sean flor de un día. En general, buen camino el iniciado, tomen nota, de lo bueno y de lo malo. Y recuérdenlo, todo, para cuando la crítica llegue, que llegará si es menester. Cuando hay que hablar en positivo, por merecerlo, se hace. Queda demostrado… para los incrédulos.

Guillermo Rodríguez

Fuente Fotográfica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.