El Cirineo, El Rocío

El Cirineo: Maná que lloviste del Cielo

Subió la marea bajo la luz de la luna, en el océano de tu mirada y se fue preñando la orilla de la marisma de promesas y sentimientos. El oleaje embravecido golpeaba tu cancela mientras el santero luchaba contra los elementos, sabiendo en su infinita inocencia, que era imposible contener con voluntad humana el anhelo de alcanzarte; y es que a tu lado, la gloria misma casi carece de sentido, porque mientras reines a las puertas de Doñana, ya puede seguir esperando el Cielo…

Orienta nuestros corazones, danos la fuerza que necesitamos, alumbra con tu candela el horizonte de mis pasos y hágase Contigo la luz en las tinieblas del mundo. Rocíanos Señora,  para que se hagan realidad los sueños de los caminamos…
Aires… de romería,
oliendo
a pino y lentisco,
viento
que lleva a María,
que
vive en el Cielo mismo.
Aires… de sol y verso,
sintiéndote en las entrañas,
Reina, eres Universo
que nos gobierna y nos guarda.

La madrugada es luna y gentío
cada Lunes de Rocío,
cuando Almonte te ha prendido
al pie del altar…

Aires… de primavera,
luces de amor y marisma,
tiempo de anhelante espera
para beber de tu brisa.
Aires… del paraíso,
con tu fragancia en las venas,
embriagado de tu hechizo…
pisadas por las arenas.

Y navegando entre piropos
vas sanando cuerpos rotos
y el alba que poco a poco
despertará…

Aires… de rezo y fuego,
naturaleza infinita,
senda de promesa y ruego,
pueblos que te necesitan.
Aires… de fantasía,
Pasionaria de mis coplas,
Templo para Andalucía,
enjuágame con tu aroma.

Vuelve a mi vera Señora Mía,
no te alejes todavía,
mi ofrenda es Avemaría
y fe de hermandad…

Rocío…
Maná que lloviste del Cielo,
Regalo que Dios ha ofrecido
y el pueblo elegido
será tu nido… rociero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.