El Cirineo

El Cirineo: No hacer leña del palio caido

Hoy es Miércoles de Ceniza y me encantaría escribir de lo que significa este día, de renovación, de ilusión por lo que ha de venir, de lo poco que queda para que las calles suenen a trabajadera y huelan a incienso… pero a veces la actualidad manda y hoy tendremos que hablar del «paliogate«, no sin antes dejar constancia de la infinita pereza que me produce escribir sobre determinados asuntos. Y me encantaría decirles que será la última vez que lo haga, pero francamente, visto lo visto, no les prometo nada.
Esto pasa de castaño oscuro”, “este comunicado es de chiste”, “todo esto es lamentable” o, invocando a Vera Luque, vencedor con su grupo en el Falla el pasado viernes, “esto sí que es una chirigota”, son algunas de las expresiones que nos han hecho llegar algunos de nuestros numerosos seguidores, lectores habituales muchos de ellos de esta humilde página, vía twitter o facebook, o por medio del teléfono en el caso de amigos y allegados, en relación a los famosos sucesos relacionados con la hermandad de la que nos sentimos partícipes algunos de los componentes de Gente de Paz. Y les puedo asegurar que estas son las expresiones más suaves que hemos leído estas ultimas jornadas.
No ahondaré demasiado en los pasos que hemos dado para intentar dar luz a lo ocurrido, porque ya fue explicado suficientemente por mi compañero Fernando Blancas ayer mismo. Sin embargo si dejaré meridianamente claro que. como sabe perfectamente cualquiera que nos lea, no somos precisamente fans de ciertos dirigentes, y sin embargo, hemos huido en todo momento de catastrofismos adecuándonos lo más posible a la realidad, considerando la falta de transparencia, cuando lo fácil hubiera sido hacer leña del palio caído. 

Desde el primer momento hemos contrastado la información, contactando directa o indirectamente con miembros de la propia junta o su entorno y hemos reproducido exactamente lo que nos han asegurado las fuentes, en concreto dos miembros de la citada junta que de primera mano habían constatado el estado en que estaba el palio, Entendíamos y así lo dijimos el pasado jueves que no era momento de reproches y si de hacer frente común ante la adversidad, pero las circunstancias sobrevenidas desde entonces obligan a que debamos alterar nuestra postura inicial en la creencia de que determinados comportamientos no pueden ser gratuitos.
De entrada no nos retractamos de lo publicado el pasado jueves. Mientras no se demuestre lo contrario y en base a las mismas fuentes mencionadas, el techo de palio no tiene desperfectos y el accidente ha afectado a parte de la crestería y algunos varales. Ni más ni menos. Y ya anticipamos que si se nos demuestra que efectivamente el daño del techo de palio es suficientemente importante como para ser catalogado de “destrozado”, no tendremos ningún problema en asumir nuestra equivocación.
En este sentido, hemos de poner de manifiesto que la información a la que tuvimos acceso coincide sustancialmente con lo publicado en los tres periódicos tradicionales de Córdoba, con la única diferencia de del mayor o menor número de varales afectados. Sucede que dos de los tres periódicos, añaden a esta información común un titular sensacionalista que escapa a la verdad, repito, escapa a la verdad. Cualquiera que lea «destrozado» entiende destruido, despedazado… para tirarlo vamos. Es cierto que el diccionario de la RAE admite como segunda acepción de destrozar, estropear, maltratar o deteriorar pero nadie hubiese empleado esa palabra si no pretendiera dar a entender que el palio estaba hecho trizas. 
Esto, personas como Rafael C. Mendoza y Francisco Mellado, que se dedican a esto (no como nosotros, que somos meros aficionados), seguro que lo saben, por eso no alcanzamos a entender semejante titular y menos que curiosamente utilicen exactamente la misma palabra, como si alguien les hubiera inducido directa o indirectamente a emplearla. ¿Vieron estos dos señores el estado en que había quedado el palio para redactar el encabezamiento de la noticia? Nosotros no, desde luego y la mayoría del pueblo de Córdoba tampoco. Y si ellos lo vieron, y no escribieron de oídas, como nosotros, repito meros aficionados, perdieron una magnífica oportunidad de hacer su trabajo de periodista y mostrar la verdad a todos con imágenes demostrativas.
Que se sepa, lo que el pueblo ha visto es una imagen filtrada por alguien que indiscutiblemente estaba en Capuchinos en aquellos momentos, de tres varales torcidos. Y eso es lo que hay demostrado en tanto en cuanto la junta de gobierno presidida por quien dirige los destinos de la corporación franciscana no haga lo que haría cualquiera instalado en la normalidad, acabar con las especulaciones mostrando con fotografías la verdad de lo sucedido para que todos sepamos si es cierto que el palio está destrozado, con fotos. La hermandad dispone de una cuenta de twitter, otra de facebook y una web para hacerlo y ofrecemos humildemente nuestra página para ayudar a difundirlas.
Desde el pasado miércoles somos muchos los que nos hemos preguntado por qué no se desmiente tajantemente que está destrozado –«prácticamente en su totalidad decía ABC»– y cómo es posible que quien dirige la hermandad otorgue credibilidad a semejante bulo permitiendo que aparezca su nombre en sendas noticias sensacionalistas, siendo una vez más protagonista -no ha habido un dirigente en la historia de la hermandad de la Paz que haya aparecido tantas veces en la prensa-.
Los que efectivamente nos hemos estado haciendo esta pregunta desde el pasado miércoles no hemos encontrado más respuesta que el primer comunicado en el que se asegura que la Paz saldrá el Míércoles Santo, a nadie en su sano juicio se le podría haber pasado lo contrario por la cabeza aunque fuese sin palio o en una simple parihuela, y el segundo del pasado sábado, lamentable comunicado -tanto que nos hemos negado a reproducirlo-, en el que se sutilmente se pide ayuda económica -así lo hemos entendido el común de los mortales- para sufragar los gastos de reparación, incluyendo directamente en el mismo dos números de cuenta.

Si se acepta dinero sin desmentir la exageración, que a la vista de los que han visto ya el palio, ha quedado suficientemente demostrado que es eso, una exageración, corremos el riesgo de que el bienintencionado devoto dispuesto a contribuir crea que es necesario aportar mucho más de lo que realmente hace falta, y seguro que ninguno queremos eso.

Sería bueno ser transparente, porque ya circula una versión por la Córdoba Cofrade para explicar todo este ocultismo que habla de que «aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid a ver si le metemos velocidad a la recuperación de lo que hay que recuperar…» que estoy absolutamente seguro de que no es cierta, porque pensar lo contrario implicaría utilizar una serie de calificativos que quedarían muy feos un Miércoles de Ceniza. Pero repito que sería muy importante ser muy claro con todo este asunto, porque como ya he comentado en otras ocasiones, la mujer del César no sólo ha de ser virtuosa sino parecerlo y a veces las apariencias engañan.

Desde luego no es la primera vez que ha habido rumores relacionados con palios de la Paz. Hace algo más de veinticinco años, un incidente afectó al que entonces llevaba la Reina de Capuchinos. En aquella ocasión se contó que «los ratones se habían comido el palio de la Paz», como lo oyen, y se orquestó una campaña de captación de fondos que culminó con un masivo certamen en el extinto Palacio del Cine con la participación de artistas locales de la época y una bonita cifra para invertir en el ahora denostado palio de las Palomas. ¿Les suena? A mí también. En aquella ocasión el destrozo no fue tal y como se contó, esto si puedo atestiguarlo fehacientemente, fue muy inferior al publicitado. Y fíjense las coincidencias que tiene la vida, que si uno repasa la historia para ver quién regía los destinos de la hermandad en aquellos momentos, las semejanzas resultan sumamente llamativas. Para que no haya equívocos en esta ocasión es fundamental ser transparente antes de que la opacidad arroje al sumidero del descrédito a quien ocupa el cargo de hermano mayor y a todos los que le rodean, porque los que comparten silla en la junta de gobierno en estos momentos tienen dos caminos, desmarcarse absolutamente de este secretismo o llenarse de barro hasta las rodillas. No caben grises. Algunos han iniciado tibiamente el sendero de la luz. Bien por ellos, les animamos a que perseveren y sean mucho más claros. Dejando su cargo si es preciso.

En nuestra humilde opinión, aunque las reglas de la hermandad no lo establezcan obligatoriamente, antes de emitir un comunicado pidiendo, lo primero que se tendría que haber hecho es convocar con carácter de urgencia un Cabildo Extraordinario para explicar con todo lujo de detalles a los hermanos qué es lo que ha sucedido y cuáles las consecuencias. En segundo lugar, informar del presupuesto de reparación porque para eso y sólo para eso es lícito recibir donaciones si es para eso para lo que se solicitan. Y finalmente explicar cuál es la realidad económica de la corporación para que sea preciso pedir con el fin de afrontar una reparación de estas características, cuando se ha sido capaz de hacer un palio completo en dos años. Ahora mismo desconocemos la cifra del arreglo, por lo que no podemos saber si con lo que normalmente genera una hermandad como la Paz, que es mucho, es suficiente para afrontarlo. Y creo que debería ser el cabildo quien autorizase a pedir dinero o no. Con independencia de lo que establezcan las reglas, esta es una situación extraordinaria y deben ser los hermanos los que se pronuncien. En eso consiste respetar que el cabildo es el órgano de decisión máximo de la hermandad. Todo esto a menos que alguien a título personal y no en nombre de la hermandad pida dinero, eso puedo hacerlo quien quiera cuando le plazca.
Después, repito, en mi humilde opinión, habría que contarle a todo el pueblo cofrade esa misma verdad, ese mismo presupuesto y esa misma realidad económica, porque se le ha pedido dinero a todo el pueblo, no sólo a los hermanos de la cofradía. Por eso no sirve decir que en el pasado cabildo se publicitaron las cuentas. Los hermanos han tenido posibilidad de conocerlas pero no el resto de potenciales donantes.
Y en vez de conceder una entrevista contando que se está consolando a los que se creen responsables, asumir la responsabilidad propia. Un hermano mayor es el responsable máximo de la hermandad. Responsable de tener montando palios a personas que no saben, porque los que saben están en su casa aburridos y hastiados de unas maneras que nada tienen que ver con las formas que muchos entendemos que deben existir en una cofradía. Responsable de no tener a suficientes personas que puedan enseñarle a aquellos que deben hacerse cargo del montaje lo que deben aprender para que no sucedan estas cosas, personas que indiscutiblemente no pueden ser aquellas que no han movido una caja en su vida ni montado un palio ni limpiado jamás un varal porque para eso están otros. Responsable de estrenar un palio sin reforzar los varales para soportar mayor peso del que soportaban antes o en su caso de proporcionar los medios adecuados para que el montaje llegue a buen puerto sin arriesgarse a accidentes. Responsable, en definitiva, de todo lo que suceda en la hermandad. Y quien no esté dispuesto a ser el máximo responsable de todo, que se vaya, hoy mejor que mañana, que dimita, aún se está a tiempo. Es de grandes hombres saber cuándo llega el momento de decir adiós antes de a uno le muestren la puerta.

En caso contrario, y lo digo sin acritud, se corre el riesgo de pasar a la historia por ser el dirigente bajo cuyo mandato los ratones se comieron un palio y se “destrozó” otro, por ser hermano mayor en la época en que más hermanos abandonaron Capuchinos y se fueron a su casa, con la mayor caída de censo y cortejo y más dimisiones de miembros de junta de la historia de la cofradía y por dejar tras de si una fractura social incuestionable.

Los hermanos y devotos queremos saber la verdad para decidir si queremos responder afirmativamente a la petición pecuniaria realizada, con absoluta transparencia, tan sencillo como eso. 
La semana que viene, si nos dejan, hablaremos de cofradías.
Guillermo Rodríguez





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup