El Cirineo

El Cirineo: Queridos Reyes Magos

Queridos Reyes Magos…

Probablemente me haya decidido a enviaros mi carta de este año un poco tarde, aunque como sois magos estoy convencido de que podéis solucionar el problema derivado de la premura a causa de mi tardanza. Quisiera pediros en primer lugar por los míos, los que me rodean en mi entorno más cercano. Permitidme que no les relacione, ya hemos hablado de ellos en alguna ocasión y sabéis perfectamente quienes son. El más pequeño de todos es el que más ilusión ha derrochado con vuestra llegada y, en fin, su carta ya era suficientemente extensa como para que no sea necesario añadir más peticiones. Solamente quisiera añadir dos cosillas, felicidad y salud para él y para toda la familia, y fuerza para superar los desencuentros y las vicisitudes cotidianas.
Para mis chicos de GdP, un arcón repleto de esperanza, ilusión, persistencia y confianza. Sí, ya sé que estos valores los tienen todos ellos, si no, no estarían remando desde hace tiempo a mi lado, en busca de alcanzar que esos sueños de libertad y de “revolución” se materialicen poco a poco y que la “bendita locura” como le gusta llamar a Barea a “nuestras cosillas” se limpie de aquello que le sobra y le perjudica. Traednos paciencia con los que quieren ser enemigos y capacidad de visión periférica y empatía cuando nos toque asumir las críticas.
Para Fernando, que se reafirme en sus ansias de tender puentes y comprensión con los que aún no acabamos de verlo todo claro y necesitamos más tiempo y muchos más hechos. Y a su madre renovad su confianza y dadle la tranquilidad de saber que lo prometido en su momento continúa teniendo la misma vigencia. Para Estela, Antonio Poyato y Pachi un granito más de sentimiento de pertenencia, para que tengan siempre presente que GdP existe porque todos estamos a bordo y que el uso de la primera persona es necesaria e innegociable para hacer realidad nuestras ilusiones y que todas las piezas son fundamentales en esta familia que empezamos a construir hace ya tiempo. Para Juan Antonio, un buen Carnaval como no podía ser de otro modo y afinación para hacer entender a ambos mundos a los que pertenece, que formamos parte de un todo que algunos quieren enfrentar pero que somos las dos caras de la misma moneda de cultura, tradición y libertad.
Para Joaquín fuerza para seguir sobrevolando poderoso las miserias cofrades y capacidad de transmisión para que los que comparten sus suspiros comprendan que la denuncia busca siempre cambiar el mundo, no revolcarse en el barro. A Marcos quisiera que le trajeseis asunción de responsabilidad. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido, y a veces cuando se tiene oportunidad, es más sencillo modificar la realidad desde dentro que desde fuera, aunque el esfuerzo derivado y la empresa a acometer pueda resultar ingente.
A Raquel… bueno, ya tiene lo más importante, ¿qué más os podría pedir para Ella salvo que todo ocurra como lo ha soñado? Este será el año más maravilloso de su vida, como lo ha sido el pasado para Blas y David. Sólo os pido que lo pueda vivir con toda la intensidad que merece. Para José Guzmán, esperanza, fuerza, y fe en que puede que el tiempo no lo cure todo pero puede ayudar, que tenga confianza en el futuro y que cuando algo se ve muy mal, sólo puede ir a mejor. Para Blas, os pido perseverancia en la búsqueda de sus sueños, paciencia para abordar frentes y aprender a cerrar puertas antes de abrir nuevas y que conserve su voluntad de torear al contrario, con arte y la distancia precisa, ni más ni menos, arrimarse cuando corresponde, lejos de tácticas de torero suicida.
Para Barea y Estela que no pierdan nunca la ilusión, la fe y el ansia de iluminar todo aquello que le rodea. Y para todos, en general, que sus sueños se hagan realidad, los individuales y los colectivos. Que nunca pierdan la visión de que somos una familia que pasito a pasito hace camino. Para los que nos acompañan o acompañaron en este bendito camino, Mari Carmen, Antonio Alcántara, María, Isidro, Ricardo, David, Beatriz, Alberto, Paco Afán, Mercedes… un soplo en el ascua de sus pensamientos para que el fuego siga vivo, y los que ahora navegan en otras aguas, ocupen de nuevo el sitio que les corresponde, asumiendo que todos formamos parte de esta locura, cada uno con la parte de sueños que les toca y conserven el rincón de hogar que es suyo y siempre estará esperándoles, porque estamos donde estamos gracias también al sentimiento que regalaron. Y a los que se fueron para siempre, llevadles mis disculpas, porque seguramente en algo me equivoqué.
A nuestro lectores y nuestros amigos, traedles la certeza de que seguiremos en la lucha, cueste lo que cueste y pase lo que pase, y a los que se consideran enemigos simplemente por no comulgar con nuestras ideas, un pelín de capacidad de escucha, un poco de respeto para con el que piensa diferente, un montón de autocrítica y kilos y kilos de humildad. Para algunos, conciencia de que representan instituciones que está muy por encima de sus intereses particulares. Para otros, visión para encontrar los problemas reales en su origen y no en los que los contamos. Y para todos, humildad y paz, también para nosotros, que muchas veces falta nos hace. Que las ramas no nos impidan ver el bosque y el éxito no se le suba a nadie a la cabeza porque cuanto más se sube más dura puede ser la caída.
Para nuestra Semana Santa, un poquito de luz al final del túnel. Para los dirigentes que quieren cambiar el mundo, visión para centrar sus esfuerzos en lo que de verdad importa en lugar de dejarse cegar por el brillo de los metales. Y para los que vienen a servirse en lugar de a servir, carbón, paletadas de carbón y un futuro lejos de nuestras cofradías en forma de dimisión.
No sé si os he pedido demasiado, seguramente sí. Pero la carta de los Reyes es así. Se suele pedir demasiado y siempre hay algo que no cabe en los camellos. Sea como fuere os pido salud, ilusión, fe, libertad y Paz para todos, los míos y los de enfrente, los que nos quieren y los que no, y que el año que viene cuando lleguen estas fechas de nuevo, estemos mejor que estamos hoy.
Yo, por mi parte, intentaré seguir adelante e intentar portarme mejor, lo prometo.
Guillermo Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup