Córdoba, Sevilla

El día en que se reencontraron Córdoba y Sevilla


Blas Jesús Muñoz. En la Capilla de los Marineros suena «Triana, tu Esperanza», una pieza compleja que evoca múltiples momentos de la Madrugá en que Triana se viste de alegría para recibirla entre salvss por la Calle Larga. Una composición exquisita, como todas las de José de la Vega, un músico cordobés cuyas marchas alcanzaron cotas sublimes. Valle de Sevilla es ejemplo de ello.
En esta ocasión, la marcha trianera es interpretada por la Banda de Música de la Esperanza de Córdoba, ante los representantes de su propia cofradía, así como de los de la corporación de la Calle Pureza. Un  concierto en el que se estrena la marcha «Esperanzas» de Cristóbal López, quien entrega las partituras a ambas hermandades una vez estrenada la marcha procesional.
La atenta mirada de la Esperanza contempla los veinte a los que se cumplen del hermanamiento, mientras la música se eleva al cielo para cantarle su grandeza. Una mirada que se derrama en cada acorde sostenido por el tiempo y que es muestra de la universalidad de la fe, capaz de unir los corazones desde cualquier punto geográfico. 
Suena José de la Vega. Un cordobés que, al igual que otros que le precedieron, hubo de ser redescubierto. Suena la Banda de la Esperanza, formación que ha hecho de la recuperación musical un emblema necesario. Suenan Córdoba y Sevilla en un reencuentro mágico, en la antesala de una nueva Cuaresma.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.