El Rincón de la Memoria, Sevilla

El Rincón de la Memoria: La historia de Doña María Coronel

En la calle Dª María Coronel se ubica el Real Convento de Santa Inés. Es uno de los lugares de Sevilla, donde hay más leyenda por metro cuadrado y con más encanto. En él está enterrada María Fernández Coronel, también conocida como Dª María Coronel, que fue una importante dama de la aristocracia sevillana, fundadora del Convento de Santa Inés, que fue una bellísima dama de la nobleza sevillana casada con D. Juan de la Cerda, descendiente de la familia Real de León. Juan de la Cerda, fue condenado y decapitado por formar parte de una conspiración contra el trono del Rey Pedro I llamado el Cruel o el justiciero.

María Coronel ya viuda, vivía sola y tranquila administrando sus bienes. Pedro I conoció a María Coronel y quedo prendido y enamorado de su belleza. El rey persiguió durante un tiempo a María coronel que huía de él allá donde se encontraba, pero una noche tuvo que huir de su casa por una ventana trasera, porque el Rey Pedro I se disponía a asaltar su casa, buscó refugio en un primer momento en la ermita de San Blas, existente en las inmediaciones de la Iglesia de Omnium Sanctorum, pasando posteriormente a refugiarse al convento de Santa Clara de Sevilla, para eludir el acoso del Rey, pero este, entró disfrazado en la clausura de Santa Clara. 
Cuando María Coronel se vio descubierta, corrió a la cocina y sin pensarlo dos veces, cogió una sartén con aceite hirviendo que estaba en la cocina y se vertió en la cara y manos con la única pretensión de dejar de gustarle al Rey. Pedro I al entrar en la cocina y ver el rostro sangriento y quemado de doña María Coronel huyo despavorecido. 
El rey arrepentido y presa del remordimiento ordeno a la Priora que cuidase de ella y que le diera cualquier deseo que tuviese. Doña María Coronel pidió al Rey que le devolviera el solar y las casas que había arrebatado a su marido con el fin de construir un convento, a lo que el Rey accedió construyendo el que hoy es el Convento de Santa Inés.
En la calle de su mismo nombre se ubica el real Convento de Santa Inés, por lo cual los amantes de la tradiciones de Sevilla, podrán venerar el cuerpo incorrupto de Doña María Coronel en el coro de la iglesia, que falleció el 2 de diciembre del 1411 y se puede visitar todo los años el día 2 de diciembre y aprovechar la ocasión para contemplar sin prisa el templo conventual en el que Bécquer hizo famoso en su leyenda ¿Maese Pérez el organista?. Y como conclusión final adquirir en el torno los famosos bollitos de Santa Inés o cualquier otro rico dulce que elaboran artesanalmente las hermanas clarisas, es el perfecto broche de oro, como final a una visita a la devoción, la historia y las leyendas de Sevilla
Fotos Antonio Rendón Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.