Córdoba, 💚 El Rincón de la Memoria

El Rincón de la Memoria: María Santísima Nazarena en 1938

Gente de Paz inicia hoy una nueva sección que esperamos sea del agrado de todos ustedes en la que recuperaremos imágenes de nuestro pasado cofrade. Aprovechamos la coyuntura para solicitar la colaboración de todos nuestros queridos lectores; si disponen de fotografías de nuestra historia que deseen compartir en Gente de Paz, no duden en ponerse en contacto con nosotros (gentedepaz1940@mail.com), sería maravilloso crear entre todos esté Rincón de la Memoria.

En esta ocasión les traemos una
interesante imagen de María Santísima Nazarena, tomada en 1938 y de autor
anónimo. En ella podemos verla durante el traslado de la venerada imagen hospitalaria
hacia la iglesia parroquial de San Lorenzo ya que, como es conocido, entre 1920
y 1939 recibió culto en calidad de cotitular de la hermandad del Calvario, bajo
la advocación de Nuestra Señora del Mayor Dolor y Esperanza.

Como puede comprobarse aparece portada por un grupo de
devotos sobre la peana de las andas de plata de Nuestra Señora de la Soledad,
que en la actualidad incorpora el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Esta
pieza fue donadas por el conde de Mazeda en 1780 y realizada por el platero
cordobés Cristóbal Sánchez y Soto. La Virgen viste saya y manto negro realizado
en bordado de realce, que en su día perteneció al ajuar de la Soledad,
realizado en 1862 por la egabrense María de los Dolores Velasco y Malverín.
Cabe reseñar el detalle del ancla que porta en su mano izquierda alusivo a la
advocación de la Esperanza.
En esta época procesionaba en un palio diseñado por el
recordado imaginero Juan Martínez Cerrillo, a la sazón vice hermano mayor de la
cofradía. La revista “Cofradías cordobesas” correspondiente a la semana santa
de 1938 informa puntualmente de las características del citado paso que estaba
realizado “en tisú de plata, encaje de oro y terciopelo fino verde, con
colgantes de plata y lágrimas de cristal y cinco pinturas y golondrinas…” La
confección de la obra corrió a cargo de “distinguidas señoritas del barrio,
dirigidas a su ver por la señorita Carmen Retamosa del Real”, cuya hermana,
Doña Ernestina, dirigió durante varias décadas las famosas Escuelas Pías que
existieron en la plaza del Pozanco. La orfebrería corrió a cargo de los
talleres “La Milagrosa”, entonces dirigidos por Francisco Ruiz quien, a juicio
de los editores, realizó un brillante trabajo.
Francisco Román Morales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup