Córdoba

El Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia según Miguel Ángel Badía Álvarez

Fantástico reportaje de nuestro colaborador Miguel Ángel Badía Álvarez, (Cámara Cofrade), del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia de Sevilla, escultura procesional perteneciente a la Antigua, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Cena, Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora del Subterráneo de Sevilla, denominada comunmente Hermandad de La Cena.

Se trata de una imagen de Cristo de gran devoción en la ciudad, de autor anónimo, que se puede fechar hacia el año 1600.
Según Bermejo y Carballo, la imagen del Cristo de la Humildad en 1882 formaba parte de un conjunto escultórico, hoy extinguido. Por entonces, en el centro del paso iba una cruz tendida, a un lado la túnica con los dados para su sorteo entre los sayones, y dos de estos personajes preparando el hoyo para la colocación de la cruz.
Actualmente la imagen de este Cristo procesiona en solitario en el centro de su paso de Misterio.

La imagen del Stmo. Cristo de la Humildad y Paciencia es una obra anónima de finales del XVI o principios del XVII. No es de madera, sino de pasta de papelón y su altura es de 100 cms. Fue restaurado en 1900 por Andrés Cañadas y en 1996 por Silvia Patricia Martínez García-Otero.
Representa a un Cristo desnudo y cubierto por el paño de pureza. abatido y sentado sobre una roca en actitud de cansancio y reflexión, con el codo derecho apoyado sobre el muslo derecho y la mano sosteniendo la cabeza en la mejilla, a la espera para ser clavado en la cruz. El dramatismo de esta imagen queda reforzado a través de los acertados efectos naturalistas de su policromía, que llegan a alto grado de realismo en las heridas y contusiones de las rodillas y hombro y de la espalda flagelada.

Este Cristo recibe culto en su sede de la Iglesia de los Terceros de Sevilla, situada en el antiguo Convento de los Terceros Franciscanos.
Tiene su salida procesional acompañando a su Hermandad en la estación de penitencia desde su sede hasta la Santa Iglesia Catedral en la tarde-noche del Domingo de Ramos de la Semana Santa sevillana.
Procesiona en el segundo paso de la Hermandad, detrás del que aparece presidido por el Señor de la Sagrada Cena y seguido por el paso de palio de Nuestra Señora del Subterráneo, ambos cotitulares también de la misma Hermandad.
La imagen del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia de Sevilla procesiona sobre un soberbio y austero paso realizado en 1973 por Manuel Guzmán Bejarano en caoba tallada y con aplicaciones en plata. Al recogimiento que impone este paso ayuda la ausencia de banda de música junto a él, que aquí es sustituída por una sencilla capilla musical compuesta por unas emotivas voces de niños.

El paso del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia está compuesto por una parihuela de madera, canasto de embero tallado, color natural, con aplicaciones de metal plateado, en sus cuatro costados, ejecutado en 1973 por Guzmán Bejarano. 
En su interior tiene seis trabajaderas con capacidad para 30 costaleros.
En las esquinas del Paso, cuatro candelabros de madera tallada, obra de D. Juan Mayorga, con cuatro faroles y 32 guardabrisas, de metal plateado, realizados en orfebrería Manuel de los Ríos en 1992. Sobre el canasto, se talló en 1992 un sobrecanasto obra de D. Juan Mayorga, ya su vez un monte de poliester, de color negro, obra de Darío Fernández.

Sobre el canasto se completaron pequeños detalles de la talla en 2004, además de ser barnizado y restaurado, labor realizada por D. Juan Mayorga.
En 1992, se tallan cuatro figuras de Evangelistas para las esquinas del Paso, obra de Darío Fernández, con aureola plateada y peana. En 1963 se tallaron los respiraderos, obra de D. Juan Mayorga; e igualmente se realizan 20 cartelas en metal plateado con atributos de la Pasión de Cristo. Rematando el canasto y el sobrecanasto, crestería de madera tallada. Porta, asimismo, cuatro figuras de ángeles pasionistas realizados por Castejón, policromados, y dos jarrones, de metal plateado.
También lleva en su parte inferior faldones de color morado, lisos, y en sus esquinas medallones bordados en hilo de plata, realizados en Talleres Santa Bárbara año 1994.
El llamador de metal plateado labrado, donado por la Hermandad de la Exaltación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.