Córdoba

El Solemne Besamanos de María Santísima de la Victoria (Las Cigarreras) por Miguel Ángel Badía

Magnífico reportaje de nuestro compañero Miguel Ángel Badía del Solemne Besamanos de María Santísima de la Victoria, Titular de la Real e Ilustre Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Columna y Azotes de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Victoria de Sevilla, conocida popularmente como Hermandad de Las Cigarreras.

La imagen de María Santísima de la Victoria de Sevilla se cree que recibe esta advocación como un legado de los Padres Mínimos de cuando estuvo en San Francisco de Paula, circunstancia que debió ocurrir entre los años 1611 y 1628.
Es de suponer que sería en esos mismos años cuando fue realizada esta imagen, cuyo autor se desconoce, aunque tradicionalmente se ha atribuido con insistencia y sin fundamento documentado al buen quehacer de Juan de Mesa.
Es por tanto una imagen del siglo XVII, de las de candelero para vestir.

El 5 de octubre de 2013 realizó una salida extraordinaria hasta la catedral para celebrar el acto más importante de la conmemoración del 450 aniversario fundacional de su hermandad (1563 – 2013), comenzando a las once de la mañana la Misa Estacional de Acción de Gracias con rito de Pontifical, oficiada por monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, arzobispo de Sevilla, en el altar del Jubileo del templo metropolitano.

A lo largo de su historia ha sufrido distintas modificaciones, entre las que se conocen la de Juan de Astorga, en el año 1803 y la de Leoncio Baglietto en 1859. Más adelante, Emilio Pizarro y Cruz le realizó nuevas manos en 1893, y nuevas pestañas en 1910.
De nuevo se le hicieron nuevas manos en 1913, a cargo de Juan L Guerrero; siendo sometida a una última intervención en 1978, esta vez por el reconocido escultor Francisco Buiza, autor a su vez del Cristo atado a la Columna, titular del paso de Misterio de la Hermandad.

Hace su estación de penitencia en la Semana Santa sevillana en la tarde del Jueves Santo desde su capilla del Barrio de Los Remedios.
En su desfile procesional se cubre con una peculiar corona apaisada y marcha sobre un paso antológico apropiado para representar «los esplendores de Sevilla» durante la Exposición Universal de Sevilla 1992 (Expo 92).[2]
Cuenta con un palio rectilíneo, con techo en forma de repostero monárquico que viene a recordar que en dos ocasiones fue acompañada por un rey (Alfonso XIII), algo no ocurrido con ninguna otra advocación moderna; dicho palio presenta unos magníficos bordados realizados en 1894 por el afamado bordador Juan Manuel Rodríguez Ojeda









Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.