En mi Huerto de los olivos

En mi Huerto de los Olivos: Aspectos a mejorar por todos

A siete días del comienzo de la semana más esperada por todos los que somos cofrades y algunos que no lo son, turistas, nazarenos, costaleros, capataces, mantillas, penitentes, público, saeteros, acólitos… Deberíamos de hacer un examen de conciencia todos y ver en qué aspectos debemos de mejorar.
Por comenzar con alguno de los aspectos, el primero va para la Agrupación de Hermandades de Córdoba. ¿Cuántos errores tienen los itinerarios? Por favor vamos a pasar bien los datos y sobre todo vamos a contrastarlos con los distintos miembros de la Junta de Gobierno encargados de la Estación de Penitencia. A los encargados de día, por favor dentro de la rigurosa puntualidad de las cofradías que sepamos ser tolerantes al igual que los Diputados Mayores de las hermandades. Y si viene alguna probabilidad de agua, por favor tranquilidad e intentar pensar en frío y no alterados como nunca solemos realizar. Ah ¡la Carrera Oficial se puede estrechar aún más y seria más recogida y bonita!
Las mantillas, que guapas van y son, por favor con el decoro que su supone que hay que llevar detrás del paso de su hermandad, cuidado que algunas parecen que van de pase de modelitos y la falda algo normalito y no ensañando muslos.
A los Diputados de Estación de Penitencia, recordadle que los nazarenos tienen que ir a una distancia normal y lógica. Mucha para parecer más no es buena idea y muy juntos para que vayan tropezando tampoco. A los acólitos, hay que saber cuándo hay que levantar y bajar los ciriales y en función de la hermandad tendrán unas formas u otras de orientarse y el ancho que deben de llevar. Ese ancho lo marca, el ancho de los pasos de los Titulares no el ancho de la calle. 
Saeteros, ole por su forma de rezar tan especial y sentía. Pero por favor, cuando el paso este parado. Es mejor para ustedes el público os va a escuchar mejor, es que si el paso está levantado la banda comienza a tocar por que no ve si hay alguien cantando delante y se pueden liar conflictos que no satisfacen a nadie. El quejío de esa garganta es para escuchar cómo se estremece pero sola ella. Además debajo de los pasos van personas y los pasos son para andar y no para escuchar una saeta. 
Llegan dos partes que me encantan y que me desvivo por ellos como son los costaleros y capataces. Ante debemos de saber que el protagonista no somos nosotros, sino Ellos. Ellos, van arriba y los costaleros somos su apoyo cervical para deleite del pueblo. Guiando nuestros pasos vamos los señores de negro que ya nada más que con el hecho de poder llevar los altares andantes nos tenemos que sentir satisfechos de tan preciosa afición que es guiar el caminar de El Hijo de Dios y su Bendita Madre.
Hace dos años volví a vestir una túnica de nazareno y la verdad que no se puede describir con palabras ese dialogo que tuve con Él y Ella. Que intensidad en aquella conversación y es la mejor manera de poder hablar y de que te escuche. Así los nazarenos debemos saber comportarnos en nuestro sitio con nuestro cirio, que es uno de los símbolos de la Fe. Algunos por el hábito que llevamos y la hermandad no podemos hacer nada. Es difícil cuando uno de esos adorables pequeños te dicen “nazareno me das cera” y tú con la mirada perdida en el infinito sin poder mirar esa cara angelical y poder satisfacer ese deseo. Claro que para eso están los otros nazarenos que van un poco más libres con sus cirios inclinados hacia delante con su gotear continuo de lágrimas de cera.
Ahora viene un aspecto que es muy complicado como es el de los penitentes. De verdad que entiendo vuestras promesas pero tener en cuenta que se deben de realizar con el respeto que conlleva. No que parezca aquello un mercadillo. Al igual que entiendo desde donde vienen pero siempre debemos guardar la compostura y las formas. Gracias, seguro que sois capaces de hacerlo.
Otro aspecto que me encanta son los músicos de las distintas formaciones que acompañan a nuestros Titulares con su música celestial. También vamos a intentar comportarnos aunque es difícil con tanta gente por medio que te dan un golpe sin querer en una bulla. Que por cierto como nos gustan las bullas de gente para que escuchen como toca y suena mi banda. Si hay que fumar o beber, como en todos los trabajos, siempre cuidando las formas y los gestos. Es impresionante ver como una banda con su uniforme van todos acompasados en sus movimientos y sones.
Y llego al público. Debemos de saber lo que estamos viendo y tener educación y decoro en las formas y en las palabras. Si te apetece aplaudir en una levantá hazlo pero sabiendo cuando se puede y cuando no. No es lo mismo esa hermandad de barrio que la de silencio. Y por favor respetar a todos los que componen el cortejo de una cofradía. Podrá no gustarte algún aspecto de lo que sea pero si lo haces que no te vean o escuchen a voz populi. Te gustaría que hablaran de ti así. Seguro que no. También es de comentar que el público que está en Carrera Oficial, tengan una poquita más de sangre que algunos parecen témpanos de hielo.
Bueno termino, no es echar una bronca es intentar que todos seamos capaces de mejorar en tantos aspectos que nos hacen falta a todos y así conseguiremos tener una Semana Santa única. Cuando estamos ya a solo una semana de que la Cruz de Guía de la Entrada Triunfal pase por debajo del cancel de la Puerta de San Lorenzo, en el año del Señor.
Pachi Giraldo
PD.- Espero veros a todos disfrutando de cada momento, rincón, solo de corneta, saeta, esa levantá, esa chicotá, ese rezo del cirio con su cuentas de gotas, el olor del incienso mezclado con el del azahar, la luz de esa candelería encendida y desprendiendo ese olor tan inconfundible y tantos aspectos que hacen tan especial esta semana…









Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup