Córdoba, En mi Huerto de los olivos

En mi Huerto de los olivos: Dios te Salve, Virgen de los Dolores

Hace 50 años que te coronaron cuando los de mi quinta no estábamos todavía. Solo podemos ver en imágenes lo que fue aquello, en aquel día 9 de mayo de 1965 y leer la crónica de los que estuvieron allí. Aunque hay algunos que recuerdan detalles de aquel día inolvidable tanto para los hermanos de su cofradía, como para los cordobeses y los devotos de dicha imagen.

Solo pienso disfrutar de este momento que hasta dentro de otros cincuenta no se podrá celebrar y seguramente no estemos para verlo y hace cincuenta años atrás no estábamos ni en el pensamiento de nuestros padres. No voy a entrar a valorar si lo han hecho ni mejor ni peor. No voy a entrar sí estuvieron bien o mal. No voy a entrar si se podía haber realizado con más sentido, ilusión, devoción, etc. Esos aspectos se los dejo a cada uno. Cada uno que celebre el cincuentenario a su forma y manera. 
Hoy pienso ir a verla cada vez que pueda, para que ese recuerdo sea imborrable de mi memoria. Como imborrable serán las promesas hechas por sus hermanos, fieles, devotos y algún cofrade nostálgico. Voy a seguirla y le rezaré para que le dé la bendición a los míos y a mí, si Ella lo creyese conveniente.
Nunca pensé que le rezaría con tanto énfasis aquel día, pero la vida solo te da sorpresas cuando tú menos te lo esperas. Promesas que no se cumplieron ni por una parte ni por la otra, es por lo cual, que quiero pedirte perdón y espero sepas perdonarme. Te miraré a la cara cada vez que te tenga cerca de mí, para terminar aquella conversación que tuvo un principio y que aún no hemos acabado.
Una vez creí que te rezaría con mucha más asiduidad, pero fueron esas promesas incumplidas las que provocaron que no lo hiciera. Quizás mi dolor o mi orgullo, no me dejaron hacerlo, pero por eso estoy aquí de nuevo para enmendar mi error. Aquí tienes, a este pecador, que te mira a la cara y te pregunta ¿Por qué? Como buscando una respuesta a ese que no quería encontrarla, sino que solo buscaba escuchar lo que me interesaba o quería yo escuchar.
Espero que sea una fiesta tu Cincuentenario, como lo fue el día que te coronaron y espero que lo sea dentro de cincuenta años más adelante para que otros lo puedan disfrutar. Así que sigue bendiciendo a tu pueblo de Córdoba, y muéstranos que no sólo estas allí el Viernes de Dolores, sino todo el año.
Así que disfrutemos de Ti, aunque también es cierto que este año aún podremos disfrutar de Ti otra vez más, con otro motivo también festivo. En poco más de un mes te volveremos a ver por las calles de Córdoba, un año que será antológico en la historia tuya y de tu hermandad.
Pachi Giraldo
Fotos: Escaparate de Estudios Jiménez realizadas por Pachi Giraldo












Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup