En mi Huerto de los olivos

En mi Huerto de los Olivos: ¿Y tú eres costalero?

El pasado lunes en la “desarmá” de los pasos de la hermandad de la Buena Muerte, como es normal se formaron los corrillos de costaleros y cada uno realizó su particular análisis de la Semana Santa que acababa de terminar sólo unos días después. Y cada uno de los que estábamos allí expusimos cuáles fueron las impresiones de todo lo que habíamos visto o sacado o simplemente como oyentes.

Que si el paso de la hermandad tal iba así, que el de la hermandad cual iba de la otra manera, que el capataz fulano volvió a realizar su trabajo con su cuadrilla de categoría o que el capataz mengano no estuvo tan afortunado como otras veces, o cómo soplaba la banda tal o cómo la banda que ha venido este año les gusto a unos más que a otros, o qué pena que la banda x toque tan poco en Córdoba, o que el paso de misterio tal no anduvo como otros años o que el palio de tal hermandad la volvió a liar en la calle tal o cómo el costalero que estrenaba ropa en un ensayo la llevaba hecha de categoría…
Y ya que estamos hablando del monotema de los costaleros que parece ser lo único importante en una hermandad o en una Estación de Penitencia, sigamos hablando de esos costaleros de la nueva hornada que se creen que son imprescindibles y van como si todos les tuviéramos que realizar reverencias por donde ponen el pie. Qué tristeza más grande. Qué pena que no se hayan leído ni un párrafo de mi pregón. Qué falta de humildad. Y como no tengo más ganas de hablar de ellos porque no se merecen ni una letra más de las mías, voy a decirles que es ser costalero.
Ser costalero es ser humilde en tu trabajo, y con ello, hablo en su totalidad de lo que significa ser costalero. Ser costalero es ir donde te ponga tu capataz y respetar el sitio que te den y el de los demás. No es ir a sacar un paso porque soy patero o costero, te digo algo los otros llevan tanto peso como tú y realizan el mismo trabajo que tú, costalero con master en realizar costales. O en ponerte delante de la gente a realizar un video o una foto estilo selfie
Mira te voy a poner un ejemplo de lo que es para mí un costalero de categoría y en especial este que ya no podrá llevar más a su Bendita Madre del Buen Fin. Iba a sus ensayos con la misma ilusión que un niño estrenando una prenda nueva. Se colocaba en el sitio que le designaba su capataz, no se molestaba si no iba en el costero. Ayudaba a sus compañeros de paso, no importaba qué trabajadera fuera. Daba de sí lo mejor que tenía y a lo mejor no era la fuerza, eran las ganas, la ilusión, la voluntad, el amor, el saber hasta dónde llegaba su aliento de esfuerzo, el llevar al cielo a su Madre bendita. 
Ahora es Ella quien lo llevaba al cielo para que disfrute de su “chicotá celestial”. Pero antes de que esto sucediera ha dado otra “chicotá” magistral donde las haya. Ha donado todo lo que a él ya no le hacía falta. Encima que pierde lo más importante que es la vida sólo una semana después de llevar a su Virgen del Buen Fin, ahora va, y con una categoría de ser costalero y cofrade ejemplar, dona sus órganos.
Desde estas humildes palabras, no sé si tendrán la repercusión que a mí sí me gustaría, pero aunque fuera a título póstumo deberían nombrarlo Cofrade Ejemplar en el año 2016, por sus “chicotás” de entrega tanto en su vida de costalero como después en la lección que nos ha dado con la donación de sus órganos, sin esperar nada a cambio o de recompensa, nada más que el hecho de poder ser costalero.
Gracias a D. RAFAEL MELÉNDEZ-VALDÉS ROMERO.
Y no quiero decir que para ser costalero de categoría hay que tener un desenlace fatídico, sólo es valorar a esos costaleros con los cuáles aprendí y me enseñaron a valorar a tu compañero de al lado y a sufrir junto a él. Con los cuáles tuve el honor, orgullo y gloria de compartir chicotás durante mis 22 años de costalero. Y que ahora sigo compartiendo y aprendiendo de ellos viéndolos en sus ensayos.
Este es mi pregón a tu voluntad desapercibida, sin llamar la atención, de ser costalero en tu vida.
Pachi Giraldo
Pd.- Parece ser que hay revuelo en una hermandad de negro de Córdoba. Dos candidaturas en el Vía Crucis. Y digo yo, si vieron al Cristo de la Salud en el Altar Mayor de la Trinidad en los cultos de las tres hermandades de allí con esa altura. ¿Por qué no se plantean llevar al Cristo de la Salud en un paso procesional?
Pd.- En esta vida no se puede criticar tanto a los demás, porque como tires el boomerang así te volverá a ti, y a lo mejor no estás preparado para ello.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup