Pentagrama, Sevilla

Enfoque: ¿Influyó el tuit de Virgen de los Reyes en las elecciones de San Esteban?


Guillermo Rodríguez. En los últimos tiempos estamos siendo testigos de procesos electorales que derivan en resultados muy ajustados. Tanto, que bien pueden venir influidos por pequeños detalles capaces de conseguir que la moneda caiga de uno u otro lado. El último ejemplo lo hemos presenciar en las elecciones de la Hermandad de San Esteban, cuyo resultado definitivo separó a ambos aspirantes por una exigua diferencia de apenas 12 votos, un suspiro. 

La campaña, como buena parte de las que venimos viviendo, padeciendo en ocasiones, ha tenido casi de todo; llamadas a la unidad, identificación de la candidatura propia con la opción integradora y muchos otros elementos que se repiten con cierta frecuencia, convirtiendo en muchas ocasiones las elecciones a hermano mayor en un remedo de la política de muy difícil justificación y un ejercicio bastante poco edificante. No obstante, si algo ha alterado de manera considerable el desarrollo de la campaña electoral ha sido, a mi juicio, la entrada en la misma «como elefante en cacharrería» del Community Manager de la Agrupación Musical Virgen de los Reyes
Recordemos que, a raíz de una entrevista concedida por el Señor Rocha a la web De Nazaret a Sevilla, a través de las cuentas oficiales en redes sociales de la formación musical, se realizó una extrapolación de las declaraciones del candidato que, por una parte no ha sido compartida por muchos de los lectores -entre los que me encuentro- y por otra ha sido considerada como una extralimitación, un exceso si se quiere, por una parte de la opinión pública cofrade, no por toda, lógicamente; hay quienes han aplaudido esta forma de proceder, que de todo ha de haber en la viña del Señor. 
El responsable de las redes sociales de la formación aseguraba, colgando enlace a la entrevista, que Rocha apostaba por Virgen de los Reyes para ser la próxima banda tras el misterio de la Corporación de ganar las elecciones. Una afirmación controvertida, como ya pusimos de manifiesto hace tan solo una semana. Porque más allá de permitirse el lujo de extrapolar de las manifestaciones de Rocha semejante conclusión, hacerlo a través de un red social es algo que podría perfectamente derivar de la acción personal de miembros de la Agrupación o de sus miles de seguidores, ¿qué duda cabe?, sólo faltaría que personas físicas no pudiesen expresar en público su deseo. Pero que jamás, como ha ocurrido en este caso, deberían tener su origen en la cuenta oficial de la banda porque lo contrario, podía provocar un maremágnum de reacciones de considerables proporciones, contra la propia formación y contra el candidato, además de ser susceptible de ser entendido por todo hijo de vecino como una falta de respeto a una banda presuntamente compañera.
Lo ocurrido en la noche electoral, permítanme recurrir a la política que tanto parece gustar a algunos, es de sobra conocido. Jesús Bustamante supero a José Luís Rocha por una diferencia mínima. Tan mínima que podría ser perfectamente lícito preguntarse si los hechos relatados, si manifestar que uno de los candidatos pretendía sustituir a la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Redención por Virgen de los Reyes, ha podido influir de una manera u otra en el resultado. Tal vez, como es mi caso, haya quién considerase un exceso la interpretación pública de los responsables de la cuenta oficial de la banda -porque el resto de componentes no tienen culpa-; quizá otros, lo que hayan interpretado como un exceso fuesen las palabras del Señor Rocha y no estimasen oportuno cambiar de banda -personalmente pienso que no dijo lo que dicen que dijo-; puede que sencillamente algunos hermanos no hayan visto con agrado que este tipo de asuntos se hayan aireado de esta manera o es posible que haya quien hubiese preferido que, de alguna manera, la formación musical, representada por su Community Manager, hubiese guardado silencio hasta el resultado de las elecciones. 
Nunca sabremos si Rocha hubiese devuelto a Virgen de los Reyes a San Esteban, como no sabemos qué ocurrirá con Bustamante. Porque el nuevo Hermano Mayor, al menos hasta donde alcanza mi memoria, ha mantenido un escrupuloso silencio cada vez que le han preguntado si confiaba en las bandas actuales de la Hermandad. Precisamente al ser preguntado al respecto en la entrevista que tuvo a bien conceder a Gente de Paz, su respuesta fue «Es una norma de San Esteban que cada año, al día siguiente del Martes Santo, todos los que hemos asumido cualquier responsabilidad o papel en la organización de la  Cofradía concluimos en la función encomendada (fiscales, diputados, bandas, pertigueros, capataces, etc.).  Y es la Junta de Gobierno, reunida en un Cabildo de Oficiales que se suele celebrar durante el otoño, quien designa quiénes serán los responsables de cada área para la siguiente Estación de Penitencia. Si mi candidatura resultara elegida, este asunto será tratado con el debido interés y escuchando siempre la opinión de los hermanos«.
Habrá quien piense que aquella fue una respuesta en la que el nuevo máximo responsable de la Corporación «no se mojaba». Sin embargo, en mi humilde opinión, no tocaba mojarse. La respuesta fue perfectamente adecuada, entre otras cosas, porque creo firmemente que hay asuntos mucho más importantes que valorar a la hora de otorgar un voto a un candidato u otro, que el fichaje de una banda, aunque obviamente no estoy en posesión de la verdad absoluta, como no lo está nadie. Sea como fuere, será el futuro quien determine a quien escucharemos el próximo Martes Santo tras el Misterio de Nuestro Padre Jesús de la Salud y Buen Viaje. Hoy al menos tenemos una certeza: no será un Community Manager quien lo decida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.