El Rocío

Entrevista a D. Alfonso Martínez Maraver: «Ser hermano mayor es el sueño más grande de cualquier almonteño»

Una vez que la Señora ya ha sido posada en el altar después de la procesión, queremos reproducir la entrevista publicada en Diario Sevilla, a D. Alfonso Martínez Maraver, Hermano Mayor de la Hermandad Matriz de Almonte, realizada por D. Carlos López.
D. Alfonso Martínez, será Hermano Mayor hasta la festividad del Rocío Chico, cuando el pueblo de Almonte celebra el Solemne Voto que hicieron a la Virgen en acción de gracias por haberlos librado de las tropas napoleónicas.
Para este almonteño, que hasta el último momento no decidió presentar su candidatura para las elecciones celebradas el Domingo de Resurrección, será muy complicado olvidar el Rocío 2014.
Raquel Medina
-Dicen que ser hermano mayor de la Matriz
representa cumplir el sueño de cualquier rociero. En esta romería de
Pentecostés usted cumplirá el suyo.


Sin lugar a dudas. Es el sueño más grande que puede tener cualquier almonteño.


Hasta pocas horas antes del cónclave parecía que Almonte se quedaría
sin esta figura. ¿Cuándo decidió dar este importante paso?


Es
el año que menos podía pasárseme por la cabeza. La crisis sigue estando
ahí y no podía imaginar que este fuera mi año. Ella (la Virgen del
Rocío) es la que me guió hacia el altar y mis amigos y familiares
quienes me han respaldado en esta tarea.

-¿Por qué esta decisión en el último minuto?

Como
decía anteriormente no fue algo premeditado. La noche anterior me
quedé para ver entrar las cofradías de Almonte en la Parroquia Nuestra
Señora de la Asunción. Eso es algo que nunca hago, pero mi mujer me
insistió en que las viéramos entrar. Fue allí donde me encontré con el
presidente de la hermandad, Juan Ignacio Reales, a quien le pregunté si
había algún candidato. Me dijo que no, a la vez que me invitaba a dar el
paso, que aún había tiempo. Pero como te digo le trasladé que no era mi
año. Esa noche no pude conciliar el sueño. Al día siguiente comenté con
mi reunión la posibilidad de presentarme y todas las mujeres se
mostraron encantadas, que aún teniendo alquilada la casa para la romería
vendrían conmigo a la hermandad y me ayudarían en todo lo que
necesitase.

-Imagino que el apoyo de la familia en estos casos es fundamental.

Totalmente.
En un primer momento mi familia se mostró reticente. Recuerdo que por
la tarde reuní a mis tres hijos y mi mujer para trasladarles mi voluntad
de presentarme. Ellos no lo veían claro, decían que no era el mejor año
para dar ese paso. Sin embargo, al final mi ilusión pudo más y me han
arropado muchísimo. En este aspecto no puedo tener queja, me he rodeado
de personas que me han llevado en volandas y me apoyan en todo.

-Muchos
ciudadanos no dan ese paso por falta de recursos económicos a la hora
de afrontar los compromisos que requiere el cargo ¿Cuánto se necesita
para ser hermano mayor?


No creo que sea una cuestión económica.
Los ciudadanos almonteños colaboran de modo altruista. Tengo personas
mayores de 80 y 90 años que se han presentado en casa para darme un
queso y otras que me han ofrecido incluso varios jamones, si bien para
mí tiene el mismo valor ese gesto independientemente del valor de lo que
ofrezcan. Para ser hermano mayor no se necesita dinero, sino ilusión.
La gente es comprensible y entiende que si no le puedes ofrecer gambas
pues se le ofrecerá habas enzapatadas o garbanzos que es lo que siempre
se ha ofrecido. Lo que tengo claro es que compartiremos lo que haya.

-Usted
no ha sufrido la incertidumbre de batirse el cargo con otro candidato.
¿Cree que la ausencia de rivales en las urnas le resta atractivo a la
designación?


Al contrario. No me hubiera gustado competir con
otra persona. Es más, hace cinco años decidí dar el paso y uno de los
familiares de los candidatos me trasladó la ilusión de su hijo por poder
llevar a la hermandad; de buena gana reculé. El Domingo de
Resurrección, en que me encontraba en la iglesia y Juan Ignacio Reales
preguntó si alguien más estaba dispuesto a ser hermano mayor, si en ese
momento alguien sale yo hubiera renunciado si ese candidato me ofrece
confianza. En cualquier caso, para mí fue muy importante ver que, a
pesar de ser un día de frío y lluvia, quinientas personas decidieran
respaldarme con su voto.

-¿Cuáles son sus primeros recuerdos en la devoción rociero?

Mis
primeras vivencias se remontan a ver pasar la Virgen del Rocío a
hombros de mi padre con siete años. Creo que fue el año que derribaron
la ermita.

-¿Qué es lo que más le gusta de la romería?

Sin
duda la procesión de la madrugada del Lunes de Pentecostés; todos los
anhelos de un año se concentran en ese momento. Yo siempre estoy a su
lado en esos momentos. Ahora paso menos tiempo debajo del paso por una
lesión en la rodilla, pero siempre estoy ahí.

-¿Por qué motivo dejaría de verla un año?


Por nada en el mundo. Ni por males ni por la muerte de un familiar, porque si voy es por verla a Ella.

-¿Qué le pedirá a la Virgen del Rocío cuando se postre frente a su rejas?

Nada, únicamente la daré las gracias por todo.

-Por
primera vez una mujer africana llevará a una filial frente a la Blanca
Paloma. Parece este uno de los primeros pasos para universalizar esta
devoción.


Tuve oportunidad de verla en la asamblea de
presidentes y hermanos mayores previa a la romería. Me hizo mucha
ilusión y estoy contento porque ella represente a la filial de Chucena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup