El Rocío

Es la hermandad de toda mi familia, por lo que yo voy a ser la voz que proviene de ella

La joven cofrade y rociera Raquel Medina será la encargada de pregonar el próximo sábado, a las 20.30 horas, en la iglesia de San Pablo a la hermandad del Rocío.

–Para usted ¿qué es la hermandad del Rocío?

–A lo largo de los años se ha convertido en parte de mi familia. En ella he crecido personalmente y como cristiana.

–¿Cómo recibe la noticia de que va a ser la pregonera del Rocío?

–Fue el Día de los Inocentes, por lo que en principio pensé que era una broma que me estaba haciendo mi hermano. Al día siguiente, cuando me lo propuso Bernabé, el hermano mayor, y después de haber estado toda la noche sin dormir, acepté.


–¿Qué supone para usted dar este pregón?

–Para mí supone una gran responsabilidad. Es mi hermandad de toda la vida, la hermandad de toda mi familia, por lo que yo voy a ser la voz que proviene de ella.

–¿Con qué pregón de su hermandad se quedaría?

–Tengo muchos grabados en mi memoria por una cosa o por otra. Al de Rafael Martín, año 1996, lo guardo en un rincón muy especial de mi corazón. El de Inmaculada Luque en 1999, tiene una sensibilidad especial, es una artista; aún recuerdo cómo me hizo vibrar. El de Rafael Carmona, del año pasado, fue magnífico. Tengo que reconocer que lloré y todo, y soy bastante durilla para eso.

–¿Qué tiene la hermandad del Rocío de Córdoba que no tengan otras?

–Además de las mujeres más guapas de la tierra (ríe), el poder de convocatoria; también puede presumir de tener un simpecado pintado por el genial cordobés Julio Romero de Torres. La hermandad del Rocío de Córdoba tiene algo que me gusta que tengan las hermandades, paciencia a la hora de hacer las cosas.

–¿Dedicará a alguien su pregón?

–Será un pregón por y para la hermandad. Evidentemente, tendré en la mente a mi familia, a mis amigos, a los que están y a los que no, porque junto a ellos he ido creciendo bajo la mirada de la Señora.

–¿Qué recuerdo no olvidará nunca de su vida rociera?

–Evidentemente tengo muchísimos recuerdos grabados en mi memoria; de hecho creo que los primeros recuerdos de mi niñez son en la aldea del Rocío. Recuerdo perfectamente la cara del hombre de la Virgen que me acercó por primera vez al paso de la Virgen. O la primera madrugada que se vino mi hermano con nosotros, y le acerqué a tocar sus andas. Años de caminos, mi bautizo en el río Quema o la primera vez que mi hermano, David, se presentó con el simpecado ante la Virgen el Lunes de Pentecostés, sin olvidar la primera vez que canté o que leí en la ermita; esa sensación de tenerla tan cerca y tantos.

–¿Quiere añadir algo?

–La gente se preguntará el porqué de la foto aquí, en la plaza de Capuchinos: decidle que aquí se celebraron cultos de la hermandad y estuvo algún tiempo.

Entrevista realizada por Francisco Mellado para Diario Córdoba
Fotografía Juan Manuel Vacas

Recordatorio Pregón Romería del Rocío 2013



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.